Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae una red de estafadores con SMS premium con un millón de afectados

La Guardia Civil destapa una trama con una veintena de empresas que operaba desde Valencia y Alicante. Se estima que timaron cinco millones en diez años

Once detenidos, más de un millon de afectados y cinco millones de euros estafados. La operación Telemensaje de la Guardia Civil ha desarticulado por primera vez una banda organizada en Valencia y Alicante que llevaba casi 10 años dedicada a la estafa continuada a través de mensajes de móvil premium.

El principal modus operandi de la trama criminal era enviar de forma masiva sms engañosos para que fuesen contestados con mensajes premium. En los cebos se decía por ejemplo: "Te estoy escribiendo por Whatsapp, dime por aquí si te llegan mis mensajes" o "Ponte en contacto conmigo para la segunda entrevista de trabajo". Cuando la incauta victima contestaba el sms, pensando que enviaba un mensaje normal, en realidad mandaba un sms por el que se le cobraba 1,50 euros. Para algunos estafados, la cosa quedaba ahí, en un microfraude.

Pero otros llegaron a pagar miles de euros. La banda levantina tenía un Call Centre, con unos diez empleados, que se dedicaban a convertir este primer contacto en un chat (conversación por mensajes escritos), que solían derivar hacia el contenido erótico. "Algún chaval, creyendo que estaba ligado, ha llegado a gastar hasta 2.000 euros en mensajes", ha explicado el comandante Óscar de la Cruz en la rueda de prensa de la operación. "La trama, experta en ingeniería social, almacenaba datos privados de sus víctimas (como su preferencia sexual o si estaban en paro) para poder alargar lo más posible estas conversaciones", continuó el comandante, explicando que también se le abrirá contra la banda un expediente administrativo en la Agencia de Protección de Datos.

Los cerebros de la banda son dos hermanos alicantinos que contaban con abogados y testaferros para blanquear lo estafado en una trama de hasta 20 empresas. También hay detenido un administrador, un informático y varios trabajadores. Los trabajadores fueron a su vez víctimas, ya que según explicó De la Cruz, trabajaban bajo  una "situación de precariedad económica y laboral", sin contratos, con despidos irregulares, sueldos bajos... "Les tenían permanentemente controlados, incluso les grababan con una webcam para que no hablasen entre ellos", ha explicado De la Cruz.

Los acusados se enfrentan ahora a varios cargos de estafa continuada, de delito contra los derechos laborales, blanqueo de dinero y pertenencia a banda criminal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >