Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez sobre la amnistía de Rato: “El Gobierno no es ejemplar”

El líder socialista niega que el Gobierno tenga autoridad para hacer frente al fraude fiscal

La oposición pide al presidente explicaciones sobre el exdirigente del PP y Rajoy elude el asunto

Sánchez, este miércoles en el Congreso.

Mariano Rajoy hizo como que no lo escuchaba y dejó sin respuesta en el Congreso de los Diputados las cuatro referencias de la oposición a la amnistía fiscal a la que se acogió Rodrigo Rato para regularizar dinero oculto. No dijo ni una palabra sobre este asunto cuando el líder del PSOE, Pedro Sánchez, le atribuyó falta de autoridad para combatir el fraude fiscal y cuando le pidió la dimisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El socialista utilizó el debate sobre la última europea para sacar a colación el caso que asombra y conmociona al PP. "Le pido al señor Montoro que por decencia política abandone su escaño y dimita como ministro de Hacienda", dijo Sánchez. Antes había recordado que Rato fue el jefe de Montoro entre 1996 y 2004, cuando gobernaba José María Aznar y el primero era vicepresidente económico y el segundo ministro de Hacienda.

"El Gobierno no puede dar ninguna lección sobre la lucha contra el fraude mientras que sobre las amnistías fiscales puede dar todas. Por cierto, señor Rajoy, Rodrigo Rato tuvo en el señor Montoro un gran maestro para hablar de las amnistías fiscales y aplicarlas", aseguró el líder socialista.

Los socialistas lanzaron este miércoles una ofensiva parlamentaria contra Montoro, que tendrá continuidad la próxima semana cuando se vote su reprobación, por la amnistía fiscal, por las actividades del bufete que fundó y por la filtración de un informe de Hacienda dirigido al juez Pablo Ruz sobre el caso Bárcenas.

El PP ha rechazado ya en esta legislatura media docena de iniciativas del PSOE para que se investigue la amnistía fiscal y para que se dé cuenta de la lista de los que se acogieron. Por ejemplo, el PSOE registró en el Congreso una petición de comisión de investigación el 21 de enero de 2013, cuando se publicó que Bárcenas se había acogido a la amnistía fiscal. El PP la rechazó en la Junta de Portavoces del 5 de febrero, frente a los votos a favor de PSOE, Grupo Mixto, UPyD e IU y la abstención de PNV y CiU.

Al saberse que uno de ellos era Rato, los socialistas han retomado su ofensiva por entender que el PP impulsó una comisión de investigación que está ahora en marcha en el Parlamento catalán por el dinero oculto de Jordi Pujol. Es decir, por lo mismo de lo que se acusa a Rato.

Otros grupos de la oposición intentaron sin éxito obtener explicaciones del Gobierno en el pleno. Así. Aitor Esteban, portavoz del PNV, sacó a relucir también el caso de Rato para pedir a Rajoy que se pronuncie. "Es un nuevo mazazo", dijo, para explicar que no es un caso más, "porque el señor Rato podría estar sentado ahí mismo", en referencia a las opciones que tuvo en su momento para ser el líder del PP.

"Que levante la mano el que en este lado de la bancada no tiene su dinero en paraísos fiscales", dijo Joan Coscubiela, portavoz de ICV, en referencia a los diputados del PP.

Pero Rajoy en su larguísima respuesta eludió el asunto, como si no hubiera escuchado nada. En 2003 Rajoy y Rato compitieron para que Aznar les designara sucesor, líder del partido y candidato a presidente. Tampoco quiso decir nada sobre Rodrigo Rato y su amnistía fiscal Cristóbal Montoro cuando fue preguntado por el socialista Pedro Saura y le dijo que "la confesión de rato es el colmo de la desvergüenza. Usted aprobó la amnistía fiscal para favorecer a los amigos y dirigentes del PP". El ministro le respondió que "lo importante es que España está en recuperación económica". Solo en los pasillos el ministro aceptó decir que no puede dar cuenta de contribuyentes concretos y que, en todo caso, sirve para demostrar que el Gobierno está dispuesto a llegar hasta el final en la lucha contra el fraude fiscal.

Los ministros y los dirigentes del PP no quisieron ir más allá, como reflejo de esa conmoción por la actuación de Rato. Fuera del Congreso, algunos de los que se presentan a las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo, preocupados, pidieron públicamente explicaciones a Rato. Así lo hicieron, por ejemplo, Rita Barberá y Esperanza Aguirre. Esta última aseguró que Rato no ha estado "excesivamente acertado" desde que salió del FMI y se confesó "bastante defraudada”.

El presidente del Gobierno compareció para dar cuenta de la última cumbre europea y ha insistido en la tesis de la recuperación económica. Esta comparecencia debió haberse celebrado hace tres semanas, pero el accidente aéreo de la compañía Germanwings provocó la suspensión de aquel pleno y ayer terminó siendo un debate sobre la recuperación económica.

Sánchez se comprometió en la tribuna a que si gobierna hará que estos debates se celebren antes de las cumbres europeas para formar una opinión común y ha puesto en duda la recuperación. "La recuperación tiene que ser justa y usted pretende que los ciudadanos se conformen con una recuperación de desigualdades", aseguró.

Rajoy replicó con la referencia a la herencia que recibió y descalificando las críticas: "Algunos por su trayectoria no tienen autoridad para dar lecciones de economía".

Otros portavoces aprovechan para intentar debatir con el presidente sobre otros asuntos. Por ejemplo, Joan Coscubiela se ha preguntado por la credibilidad de un jefe del Ejecutivo acosado por la corrupción. "Es insostenible para la dignidad de nuestro país que usted comparezca con la mochila cada vez más cargada de corrupción", dijo. Pero a esto tampoco respondió Rajoy.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información