Rivera abraza a los fugados de UPyD

El presidente de Ciudadanos, dispuesto a incluir en sus listas a los candidatos y militantes que dejen el partido de Díez

Albert Rivera e Inma Lucas, su jefa de prensa, ayer en Madrid
Albert Rivera e Inma Lucas, su jefa de prensa, ayer en MadridGORKA LEJARCEGI

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos (C’s), abrió ayer la puerta de las listas electorales de su partido a los candidatos, cargos públicos y militantes de UPyD que quieran abandonar esta formación antes de los comicios municipales y autonómicos del 24 de mayo.

Su anuncio marcó un punto de inflexión en las tensas relaciones entre Ciudadanos y UPyD, este último partido instalado en la crisis desde su fracaso en las elecciones andaluzas del 22 de marzo (no obtuvo ningún diputado, frente a los nueve de C’s). Desde octubre de 2013, un total de 1.800 afiliados de UPyD se han pasado a Ciudadanos, y 600 de ellos lo han hecho en el último mes y medio, según fuentes de C’s. Ese trasvase, que incluye en las últimas horas a los diputados autonómicos Alberto Reyero (Madrid) e Ignacio Prendes (Asturias), originó una dura crítica de Rosa Díez en su perfil de Facebook el jueves por la noche. “El diputado Prendes se dedicó los últimos meses [...] a montar desde dentro de UPyD una red para minarnos como partido, quedarse con las siglas y entregárselas a Rivera”, aseguró. “Todo con la complicidad activa del partido que les ‘acoge’... Porque se van tras conversaciones y un pacto sobre cómo operar; no es una suposición, son hechos”, añadía la portavoz.

C’s no descarta que su aspirante en Asturias sea el expulsado Prendes

Rivera contestó ayer a las críticas de la líder de UPyD. “Lo que está pasando en Asturias, en Aragón y en diferentes partes de España es que gente que había estado en UPyD, que había defendido la fusión, esa unión [entre ambos partidos], se está sumando a Ciudadanos”, dijo el presidente de la formación sobre la crisis del partido de Díez. UPyD supo el jueves por la noche que sus seis cabezas de lista en Aragón dejaban UPyD; al mismo tiempo expulsó a Prendes, su candidato en Asturias, por permitir que su secretaria representara a Ciudadanos ante la junta electoral y por organizar una consulta entre su militancia sobre el acercamiento a Ciudadanos. En los últimos días UPyD ha nombrado gestoras en Andalucía, Castilla y León y Asturias.

“En Asturias y en otras partes de España es muy probable que, ya para mayo, gente [de UPyD] se pueda incorporar a nuestras listas con el visto bueno de nuestra militancia, y otros que ahora no será posible, pero en un futuro acabaremos juntos”, añadió Rivera tras un desayuno informativo en el Colegio de Ingenieros, en Madrid. No descartó que Prendes acabe siendo su candidato a la presidencia del Principado. “No veo inconveniente en ello”, dijo una fuente de la directiva de Ciudadanos.

Exmiembros del partido magenta podrían encabezar candidaturas
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La llegada de Prendes y de los afiliados de UPyD es una bendición para el partido de Rivera, que nació en 2006 en Cataluña y solo ha afrontado su expansión nacional en 2015. De las 13 comunidades autónomas en las que habrá elecciones en mayo, la formación ya tiene candidaturas en ocho. Las otras cinco se decidirán antes de que cumpla el plazo del día 20 y ahora, por ejemplo, podría incluir Asturias, una circunscripción en la que Ciudadanos tiene poca militancia. “Lo que ha pasado no ha abierto una ventana de oportunidad en Asturias, ha abierto un ventanal”, explicaron desde la formación de Rivera.

La posible llegada de los militantes de UPyD, además, no tendría por qué limitarse a las comunidades en las que no hay candidato todavía. Según los estatutos de Ciudadanos, el comité ejecutivo nacional tiene potestad para introducir nuevos nombres en las listas de aquellas comunidades en las que se hayan hecho primarias, siempre que sean colocados en puestos inferiores al número seis de la candidatura. En aquellas autonomías donde no se hayan hecho primarias porque haya menos de 150 afiliados (Asturias, Baleares, Navarra, Ceuta o Melilla, por ejemplo), los candidatos provenientes de UPyD podrían ocupar cualquiera de los cinco primeros puestos. Conclusión: “Podemos buscarles encaje”, dijeron desde Ciudadanos.

En el último mes, 600 afiliados se han pasado a la formación naranja

En la formación de Díez se teme que los casos de los diputados autonómicos Reyero y Prendes produzcan un efecto llamada. “No descartamos que algunos diputados y concejales de Madrid den el paso”, contaron fuentes del partido de Rivera, “aunque el que parece más cerca es el eurodiputado Fernando Maura”. Este, que está suspendido cautelarmente de militancia por no respetar el reglamento interno de UPyD, le reconoció ayer a este diario su cercanía a Ciudadanos y negó haber recibido cualquier propuesta formal.

El viernes marcó un antes y un después en el camino que estuvo a punto de unir a Ciudadanos con UPyD, dos formaciones que habían negociado meses atrás, hasta cuatro veces, para alcanzar pactos electorales con los que construir una gran fuerza de centro e intentar rebasar el bipartidismo. “Me parece que la dirección de UPyD, en lugar de responsabilizar a Ciudadanos de querer sumar, debería preguntarse qué tiene que ver esta crisis con no haber querido sumar con Ciudadanos”, dijo Rivera. “Después de mayo, UPyD tiene un Congreso, no sé quién se va a presentar y cuál va a ser el rumbo. El rumbo actual ya sabemos que es el ‘no’ a Ciudadanos. Si hay un cambio de rumbo, estamos abiertos al diálogo”.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS