Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes de UPyD dimiten en protesta contra Rosa Díez

Dos de sus cinco diputados dejan el consejo del partido tras los resultados del 22-M

Irene Lozano pide la dimisión de Díez y la renovación del partido

UPyD: Irene Lozano
Irene Lozano.

Cuatro pesos pesados de UPyD dimitieron este lunes del consejo de dirección del partido en respuesta a lo que consideraron como “falta de autocrítica” por parte de Rosa Díez, portavoz de la formación, tras el fracaso electoral en Andalucía, donde UPyD no ha logrado entrar en el Parlamento. Según confirmó este diario, Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, dos de los cinco diputados nacionales del partido, además de David Andina y Rodrigo Tena, expresaron así su desencuentro con Díez, que también escuchó en la reunión peticiones para que dimita y el partido inicie un acercamiento a Ciudadanos. Además, el portavoz en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, mostró su discrepancia con el discurso oficial. Díez, por su parte, ha elogiado hoy martes en el Congreso el "buen trabajo" de los dos diputados que han abandonado la dirección, y ha argumentado que no ve razones para que también dejen su escaño.

Espero que Rosa Díez reflexione y se dé cuenta de que lo importante son los principios y no las personas

Irene Lozano

Sin embargo, la tensión entre las grandes figuras del partido está al máximo. Lozano ha pedido esta mañana en los micrófonos de la Cadena SER la dimisión de Díez, petición que secundan los también diputados Anchuelo y Toni Cantó, y ha insistido en la renovación de la formación: "Lo que ayer se planteó es que hacía falta una asunción de responsabilidades políticas y renovar el partido. Rosa Díez debe dimitir. Espero que reflexione y se dé cuenta de que lo importante son los principios y no las personas", ha asegurado. "El partido no está condenado a romperse, hemos sufrido un golpe duro que se puede superar pero no haciendo lo mismo", ha añadido en el Congreso.

Carlos Martínez Gorriarán, diputado de UPyD, ha arremetido contra los dimititos: "Llamar "vieja política" a apuñalar por la espalda y abandonar el barco cuando hay tormenta. Hundir como "renovar". Viejo no, es fósil", ha tuiteado. "El contrato político es como cualquier otro: si solo te vale cuando va bien y rompes cuando va mal, no mereces la confianza de nadie".

"Con un año electoralmente tan complicado como éste, el pensar en la dimisión de un secretario general no me parece que fuera una buena aportación a UPyD", ha dicho la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa. "Las organizaciones políticas deben hacerse sus reflexiones de manera templada y serena, sin caza de brujas ni buscando chivos expiatorios". "Además, debo decir que Díez es una política extraordinaria, con gran madera, y que es una mujer mucho menos apegada al poder de lo que muchos consideran"

“[En el Consejo de dirección] Hubo una reflexión sobre los errores que hemos cometido en Andalucía, y vuelve a plantearse la cuestión de Ciudadanos y del liderazgo de Rosa”, ha explicado a este diario Andrés Herzog, miembro del Consejo Político y de Dirección. “Por una amplia mayoría decidimos que queremos seguir siendo lo que somos y que lo siga liderando Rosa Díez", ha añadido. "Son situaciones difíciles. Seguimos apostando por un proyecto más vivo que nunca”.

Antes de la reunión del lunes, las críticas fueron públicas. Lozano pidió la “renovación del partido”. El eurodiputado Fernando Maura opinó que el proyecto es “irrecuperable”. Anchuelo animó a “extraer de una vez las consecuencias”. El diputado Toni Cantó se mostró más explícito. “Decepcionante rueda de prensa de @rosadiezupyd. La dirección del partido debe responsabilizarse de las decisiones que nos han traído aquí”, tuiteó.

La portavoz, muy cuestionada en sus filas tras negarse a pactar una candidatura única con Ciudadanos, amaneció rodeada de críticas. A los 62 años, desde fuera y desde dentro del partido quisieron abrirle la puerta de la dimisión. Ella la cerró al confirmar que presentará su candidatura a La Moncloa y defendió la viabilidad de UPyD, que en 2015, año lleno de elecciones, se juega su supervivencia.

Autonomía

“No dejaremos de ser UPyD mientras los afiliados sigan queriendo que sea un partido autónomo”, dijo Díez en respuesta a quienes le piden la fusión con Ciudadanos. “Les aseguro que este partido y esta portavoz siguen teniendo hoy los mismos valores, los mismos principios y la misma fuerza para defenderlos”, enfatizó.

Para UPyD, los resultados andaluces han sido peores que en 2012: la formación, que centró su campaña en la lucha contra la corrupción, apenas superó los 76.000 votos (por casi 130.000 hace tres años) y no llegó al 2% del total (por el 3% de entonces). UPyD seguirá por ahora teniendo su norte en Díez. En el comité y pese a las dimisiones, la portavoz manifestó su convencimiento en que el proyecto “puede salir adelante”, aunque reconoció la necesidad de “un cambio”.

Más información