Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy admite el daño de la corrupción y el PSOE inicia su ofensiva por Gürtel

Los socialistas reprobarán a la vicepresidenta si Hacienda no responde hoy a Ruz

Sánchez se dirige a la tribuna del Congreso ante Sáenz de Santamaría y Rajoy. Ampliar foto
Sánchez se dirige a la tribuna del Congreso ante Sáenz de Santamaría y Rajoy.

No ha sido la hondura de la crisis económica ni las medidas de recortes lo que más ha dañado al Gobierno. La corrupción ha sido la causa del desapego de los ciudadanos hacia el PP. Así lo ha admitido este lunes el presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, quien dijo comprender “el malestar de los ciudadanos”, como afirmó en una entrevista en Onda Cero. Pero ese reconocimiento del daño causado no se traduce en la colaboración de los estamentos que dependen del Gobierno, como Hacienda, para facilitar las cosas y que progresen las investigaciones judiciales sobre la presunta financiación ilegal de su partido, como sostiene el juez Pablo Ruz, auto tras auto. Quien sí cree que el PP tiene que dar explicaciones sobre la corrupción es el PSOE que ha emprendido una ofensiva parlamentaria contra el Gobierno al estimar que “obstaculiza” la labor de la Justicia “al no colaborar” con el magistrado que lleva la investigación por el caso Gürtel.

Sánchez pregunta cada día si el PP ha depositado la fianza por su financiación

No son meras palabras, sino que el PSOE, según instrucciones de su secretario general, Pedro Sánchez, tiene preparado un escrito de reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, si el Ministerio de Hacienda mantiene su negativa a entregar al juez Ruz la documentación que pide sobre el cálculo del posible fraude del PP, en relación con los llamados papeles de Bárcenas. En el Registro del Congreso existe ya una petición para reprobar al titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, pero ahora, los socialistas suben el listón y quieren reprobar a Sáenz de Santamaría como coordinadora de la labor de todos los ministros. Si Cristóbal Montoro “bloquea” esa información de Hacienda, como denuncia el PSOE, su superior jerárquica tiene que dar cuenta de por qué no quiere colaborar en el esclarecimiento de la naturaleza de las donaciones recibidas por el PP.

Este hueso no lo va a soltar el PSOE a pesar de que cada vez que se plantea este debate, los populares y el Gobierno responden con el caso del fraude de los ERE en Andalucía. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, marcó una línea en el debate del estado de la nación del pasado mes de febrero, consistente en atacar al PP por el caso Gürtel, y por la actuación de Luis Bárcenas, extesorero del PP, sin arrugarse. “Yo soy un político limpio y usted está vinculado a su extesorero”, espetó Sánchez a Mariano Rajoy. Y en esto sigue el líder socialista.

“Si el Gobierno continua obstruyendo la acción de la Justicia, presentaremos la reprobación de la vicepresidenta como máxima responsable de la coordinación del Gobierno”, ha señalado este lunes el secretario general del PSOE, en un acto en el que presentó a María Chivite, como candidata socialista a la presidencia del Ejecutivo navarro. El socialista mantuvo además que si continúa el forcejeo del juez Ruz con Hacienda se insistirá en reclamar la comparecencia del presidente del Gobierno en el Congreso por contribuir al “deterioro democrático” de las instituciones. El plazo que el magistrado de la Audiencia Nacional dio a Hacienda para que presentara la documentación reiteradamente pedida termina este martes por lo que el PSOE espera hasta eses momento. Si esta no llega, el PSOE utilizará una proposición no de ley para reprobar a la vicepresidenta. Antes, la Mesa del Congreso estudiará esta mañana una petición similar destinada a Cristóbal Montoro, aunque no es seguro que esa iniciativa pueda ser defendida la próxima semana por falta de cupo del PSOE.

“Si había contabilidad b sería del que la hacía”, insiste el presidente

Las fuentes consultadas señalan que si han de transcurrir dos semanas hasta debatir la reprobación de Montoro, esta sería sustituida por la de la vicepresidenta, habida cuenta de que el ministro mañana mismo tendrá que responder al socialista Pedro Saura, portavoz de Hacienda. No sería por la controversia con Hacienda sino por la investigación sobre unos trabajos que realizó el despacho privado fundado por Montoro, aunque el portavoz de Hacienda socialista aprovecharía para hacerle el recordatorio de la documentación pendiente sobre la fiscalidad de su partido.

Se trata de “que el asunto no muera, tenerlo vivo”, señalan en la dirección socialista que quieren acompañar en el Parlamento las actuaciones judiciales sobre Gürtel. Se intentó la semana pasada con la petición frustrada de que compareciera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy por el mismo asunto, una vez que el PP tiene que depositar una fianza de 245.000 euros al estimar el juez Ruz que en la trama Gürtel el PP se benefició a título lucrativo. “¿Ha depositado ya el presidente del PP, Mariano Rajoy, la fianza que ha impuesto el juez por la financiación ilegal de su partido?, pregunta todos los días en alto el líder del PSOE. Muchas son las veces que la oposición ha pedido la comparecencia del presidente del gobierno para hablar de la presunta corrupción de su partido, y muchas las que el PP con su mayoría parlamentaria lo ha rechazado. Ahora bien, ocasiones de debatir sobre corrupción ha habido en esta legislatura. El 1 de agosto de 2013 el jefe del Ejecutivo compareció para celebrar un debate monográfico sobre corrupción pero en todos los debates generales siempre se ha introducido este asunto. Esta es la respuesta de miembros del Gobierno para defenderse de la negativa reciente del presidente a comparecer tras las últimas actuaciones del juez Ruz. “Yo desconozco si existía contabilidad B en el partido; pero no sería del PP, sino de la persona que la hacia, porque el PP no tenía contabilidad b”, ha dicho este lunes el presidente en Onda Cero, dejando cualquier irregularidad en manos de Luis Bárcenas, su extesorero.

El ‘caso Bárcenas’, a un paso del final

José Manuel Romero

El juez Pablo Ruz espera recibir en las próximas horas el informe sobre el supuesto fraude fiscal del PP que ha solicitado a la Agencia Tributaria. Este organismo se negó hace 15 días a facilitar la información por considerar que las donaciones a partidos políticos, sean estas legales o no, están exentas de tributación. El juez y la Fiscalía Anticorrupción entienden lo contrario.

La disputa tributaria puede ser trascendental en el juicio que se celebrará por esta causa: si el tribunal avala la tesis del magistrado, el PP podría haber incurrido en un delito fiscal (no pagar impuesto de sociedades por el millón de euros que ingresó supuestamente en 2008) vinculado a la supuesta financiación ilegal de la que el partido disfrutó durante años.

Con esa documentación que ha reclamado a la Agencia Tributaria, el juez está dispuesto a concluir en breve un sumario abierto hace dos años a raíz de la publicación por EL PAÍS de los denominados papeles de Bárcenas, el documento en el que se registraron las donaciones ilegales de empresarios (ocho millones de euros entre 1990 y 2009) y los pagos de sobresueldos a la cúpula del partido.

La instrucción ha acreditado, al menos en parte, la financiación ilegal del PP. Algunas de las personas que figuran como receptoras de esos fondos opacos —Calixto Ayesa, Jaime Ignacio del Río, Jaume Matas o Cristóbal Páez, entre otros— confirmaron al juez que cobraron el dinero reflejado en los papeles de Bárcenas. En la contabilidad oficial del PP no están registrados esos movimientos, por lo que Ruz apunta a que sólo puede tratarse de financiación ilegal.