Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz y Moreno se arrojan a la cara la corrupción que lastra a sus partidos

La candidata socialista centra sus críticas en los recortes del Gobierno de Rajoy

Los candidatos a la Junta en el debate previo a las elecciones andaluzas Ampliar foto
Los candidatos del PSOE PP e IU a la Junta antes del primer debate televisivo.

Nadie duda de que la corrupción, junto a la crisis, ha sido uno de los motivos que ha propiciado la desafección política que ha permitido el ascenso de partidos como Podemos y Ciudadanos, que están comiendo terreno a izquierda y derecha, a PSOE y PP. El primer debate televisivo entre los candidatos de los partidos con representación en el Parlamento andaluz para las elecciones autonómicas del 22 de marzo ha tenido esta noche, precisamente, la corrupción como eje. La presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, y el aspirante del PP, Juan Manuel Moreno, se han arrojado los casos de corrupción que afectan a ambos partidos en los momentos más tensos del debate en Canal Sur.

Díaz ha acusado al candidato popular, a quien se ha dirigido siempre como Moreno Bonilla, de ser “una autoridad” en materia de corrupción. Le ha recordado una portada de El Mundo en la que figuraba como uno de los perceptores de sobresueldos de los papeles de Bárcenas junto a otros “bien pagados”, y le ha dicho que hizo un “máster” sobre corrupción con el extesorero del PP cuando trabajó en la sede central del partido y un “posgrado” con Ana Mato, de quien fue secretario de Estado cuando ella era ministra de Sanidad.

Moreno le ha reprochado el fraude de los ERE y el de los cursos de formación. “Andalucía es donde hay más corrupción”, ha sostenido el aspirante del PP, quien ha acusado a Díaz de “tapar” las irregularidades de Ejecutivos socialistas anteriores. “Lleva una pesada mochila de 33 años”, ha añadido.

En medio se ha situado el cabeza de lista de Izquierda Unida (IU), Antonio Maíllo, quien ha repartido culpas en este terreno entre los dos grandes partidos. “Pidan perdón los dos”, ha enfatizado.

El debate, moderado por la periodista Mabel Mata, no ha resultado especialmente tenso. Díaz ha querido destacar el avance de Andalucía en los últimos 35 años, las bondades del autogobierno y el blindaje de los servicios públicos autonómicos frente a los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy. Moreno ha hecho hincapié en lo que no funciona en la comunidad tras ese período y se ha centrado en pedir el voto para un “cambio tranquilo” con un “proyecto nuevo”. Maíllo ha defendido la gestión en la Junta de IU, a la que ha presentado como una fuerza transformadora, y ha pedido el sufragio de los votantes de izquierdas que están pensando cambiar a Podemos.

Sobre economía y empleo, los candidatos han dejado claro sus modelos diferentes. La aspirante socialista ha presumido del cambio histórico en la región y ha dirigido todos sus ataques a los “recortes y sufrimientos provocados” por el Ejecutivo de Rajoy. El número uno popular ha cuestionado con dureza el fracaso de la gestión en los servicios públicos esenciales (Sanidad y Educación) de todos los Ejecutivos socialistas, aprovechando incluso para citar a los antecesores de Díaz en el cargo, José Antonio Griñán y Manuel Chaves.

España y la calculadora

El primer gran debate de esta campaña se ha celebrado en la cadena autonómica Canal Sur, en directo y en horario de máxima audiencia, con los tiempos y los temarios muy tasados. Con pocas opciones para las interrupciones o el cara a cara. Había tres candidatos, tres apartados y 30 minutos para cada bloque, pero también se colaron algunas pullas.

Juan Manuel Moreno no ha perdido la oportunidad de subrayar que a Susana Díaz no se le caía de la boca la expresión “Gobierno de España” y le ha espetado: “Claro, como tiene la cabeza en otro sitio...”, en alusión a su supuesta pretensión de aspirar al líderazgo nacional del PSOE. Díaz no se ha arrendado: “No; la tengo sobre los hombros”.

Moreno ha desgranado un listado de datos y cifras de lo que considera desastrosa gestión de los socialistas y Díaz ha ironizado: “¿Pero esas sumas las ha hecho usted de cabeza o con la calculadora?”. El dirigente popular, quien ha acudido el pasado fin de semana a un programa televisivo nacional y ha tenido problemas con una suma, le ha replicado con otro ataque: “Yo sí me atrevo a ir a todos los programas”.

La presidenta de la Junta ha citado 22 veces al “Gobierno de España” para lamentar la falta de apoyo, colaboración y millones del Gabinete de Rajoy en sus 18 meses al frente de la comunidad. Moreno ha hilado una ristra de datos muy negativos sobre las malas tasas de paro, la falta de productividad y los bajos niveles de exportación de una gestión que ve agotada.

Díaz ha contrapuesto así la “modernización que no parte de cero” y que ofrece en su programa con el “blindaje de los servicios públicos” frente “a la oscura continuidad de los años de sufrimiento” de las políticas de Rajoy. Y ante el drama del paro, que todos los candidatos han coincidido en citar como el principal problema de la autonomía, la política socialista ha ensalzado la movilización de un plan de 2.610 millones de euros sin respaldo “del Gobierno de España”. El dirigente popular ha enumerado los fallos de las que ha tildado como “recetas antiguas” y la incapacidad para gastar hasta 227 millones en políticas activas de empleo.

Díaz y Moreno también han coincidido en su promesa de bajar impuestos, dos puntos en el tramo del IRPF por parte del candidato popular y entre dos y 3,5 puntos la socialista. En lo que no se han puesto de acuerdo ha sido al manejar los mismos datos y estadísticas. Moreno se ha fijado en la alarmante tasa de paro juvenil (“por encima del 60%”) y Díaz en que el conjunto de España tiene una tasa 12 puntos superior a la media europea.

Más información