Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra y Aragón afrontan la mayor crecida del Ebro desde 2007

Los ríos Urumea, Oria y Zadorra regresan al nivel verde y dan una tregua al País Vasco

FOTOGALERÍA | LA CRECIDA DEL RÍO EBRO.  Miembros de Protección Civil ayudan a varias personas en el Casco Viejo de Tudela.

La avenida extraordinaria del río Ebro avanza por los municipios navarros de la Ribera y ya ha superado Castejón, donde ha cortado durante varias horas la Autopista de Navarra (AP-15), y Tudela, a donde ha llegado con un caudal algo inferior al previsto. La crecida también causa problemas en diversos puntos de Aragón, cuya capital espera la cresta de la ola para la noche del sábado. La avenida ha afectado sobre todo a la agricultura, con la inundación de miles de hectáreas, y su impacto ha sido menor en los cascos urbanos, donde se han producido socavones, desprendimientos, vehículos afectados por el agua, grietas en la calzada o árboles caídos. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha señalado que es la mayor riada desde 2007 y ha pedido que se "extreme la precaución" en las zonas donde hay motas de contención (defensas de tierra) ante el riesgo de "roturas".

El consejero de Interior navarro, Javier Morrás, ha afirmado que, pendientes de evaluar los daños que la crecida de los ríos ha causado en los cultivos, "lo peor ha pasado" ya en Navarra. Está previsto que el helicóptero del Gobierno foral sobrevuele hoy las zonas afectada para una primera evaluación visual y queda pendiente que la punta de crecida del Ebro supere el extremo sur de la comunidad, con localidades como Fustiñana, Ribaforada y Cortes. En Fustiñana ya se ha roto alguna mota y está cortada la carretera que une este municipio con Buñuel

A su paso por Castejón esta madrugada, el Ebro ha marcado un volumen de 2.400 metros cúbicos por segundo y ha alcanzado una altura de 7,8 metros, si bien al amanecer ha bajado a 2.153 metros cúbicos y 7,4. La Autopista de Navarra ha sido reabierta en todos sus carriles, pero en la red principal se mantienen cortadas la N-113, en Castejón, y la N-135 Pamplona-Francia entre el kilómetro 46 y el 61,5 por hundimiento de la calzada. En la red secundaria son numerosas las carreteras afectadas por inundaciones y desprendimientos, por lo que se recomienda a los conductores que consulten la web navarra.es antes de salir de viaje. También que se extreme la precaución ante balsas de agua en las carreteras y por la posibilidad de que soplen rachas de viento muy fuertes.

En Tudela, el agua ha llegado hasta el Paseo de Pamplona como estaba previsto, por lo que se encontraba libre de vehículos. Según el Consistorio, el agua ha entrado también en bajeras y garajes aunque, a falta de datos más detallados, se cree que no ha causado daños porque desde ayer se adoptaron medidas por la experiencia acumulada en anteriores inundaciones. Según los datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro, el río ha llegado en la capital ribera a los 5,59 metros de altura y un caudal algo menor del que ayer se calculaba, en torno a los 2.400 metros cúbicos por segundo.

En Aragón, las previsiones apuntan a que la cresta de la crecida llegará a Novillas (Zaragoza) a mediodía del viernes con un caudal próximo a los 2.400 metros cúbicos por segundo y una altura de unos siete metros, y a Zaragoza capital lo hará la noche del sábado con unos 2.100 metros cúbicos y 5,30 metros de altura. Los vecinos de Novillas han pasado la noche en vela, ya que en las últimas horas el agua ha inundado una quincena de viviendas próximas al cauce. "La noche ha sido horrible. Todos los vecinos en pie", ha asegurado el alcalde, José Ayesa, y aunque las afecciones se han minimizado gracias a la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME), ha sido imposible evitar que el agua entrara en las viviendas cercanas al cauce.

Los vecinos están preocupados por el riesgo de que se rompa alguna mota de contención y están "en pie de guerra" a la espera de la cresta de la crecida, aunque Ayesa ha apuntado que prácticamente ya ha llegado al pueblo, donde el río alcanza una altura de siete metros. Además, la UME ha desplegado más de 150 soldados para actuar en una mota del Ebro que protege el municipio zaragozano de Boquiñeni, que tiene filtraciones, y para intervenir en la zona caso de necesidad. Otros pueblos que viven pendientes del río son Pradilla, Alagón, Alcalá de Ebro y Cabañas.

El Gobierno de Aragón ha informado de que el dispositivo coordinado por el Centro de Emergencias 112 está funcionando perfectamente y los efectivos de Bomberos y de la UME han estado trabajando durante toda la noche en las labores de achique de agua. El jefe de servicio de Protección Civil del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel Clavero, considera que la crecida llegará a Aragón con algo menos de caudal del previsto inicialmente. Además, asegura que el descenso de temperaturas previsto para las próximas horas en el Pirineo evitará que el deshielo aporte más caudales a los ríos pirenaicos, lo que frenará ligeramente la avenida. En todo caso, el Gobierno de Aragón no descarta que en las próximas horas sean necesarios nuevos desalojos preventivos.

El pico máximo de inundación en Martutene ya ha pasado.

Mientras, en el País Vasco, los ríos Urumea y Oria en Gipuzkoa, y el Zadorra en Álava, que en los últimos días se habían desbordado en distintos puntos, comienzan a dar una tregua tras haber recuperado esta madrugada el "nivel verde". Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, sobre las 1.30 el Urumea ha recobrado este "nivel verde" en la zona de Txomin-Enea de San Sebastián, una de las perjudicadas por la crecida, si bien el área de Martutene continúa, al igual que ayer, en "situación de evacuación" ya que las aguas alcanzan los 4,87 metros.

Durante esta mañana, los bomberos de San Sebastián están ayudando a algunos vecinos de este barrio a salir de sus viviendas, trasladándoles desde sus portales anegados hasta áreas libres de agua en vehículos todoterreno, para que puedan acudir a sus puestos de trabajo. En cuanto al río Oria, el departamento vasco de Seguridad ha explicado que a las 3.30 recuperó el "nivel verde" a la altura de la estación de Alegi, con lo que su situación "ha mejorado". Asimismo, el Zadorra, que seguía en "nivel amarillo" durante gran parte de la madrugada, también ha pasado a "nivel verde" sobre las 6.00.

El suceso más grave registrado en las últimas horas en Euskadi ha sido el corte del tráfico ferroviario entre Bilbao y Miranda de Ebro a causa del barro y un árbol caído en un desprendimiento. Se ha puesto en marcha un transporte alternativo mediante autobuses, han informado a EFE fuentes de Adif. El incidente ha ocurrido a las siete y media de la mañana cerca de la estación de Inoso (Urkabistazi, Álava).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información