El juez Castro se siente “obligado” a cerrar el ‘caso Palma Arena’

El alto tribunal balear ha rechazado su petición de seguir como emérito tras la jubilación

El juez del caso Nóos, José Castro, tras una declaración.
El juez del caso Nóos, José Castro, tras una declaración.SAMUEL SÁNCHEZ

"Me sentí obligado". El juez José Castro solicitó ser nombrado magistrado emérito, trabajar más allá de los 70 años, edad de la jubilación obligatoria, porque considera que es una obligación personal concluir la instrucción de las 20 piezas aún pendientes del caso Palma Arena.

Más información
El alto tribunal de Baleares rechaza que el juez Castro siga como emérito
El minucioso e intocable juez
El juez Castro investiga la compra y las obras de la sede del PP de Palma
Castro desea retrasar dos años su retiro para concluir sus casos

El juez ha pedido autorización al Consejo General del Poder Judicial y, de entrada, en un informe no vinculante, la sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Baleares se ha opuesto, observando simplemente que este caso no se ajusta a la ley, no está previsto.

Castro ha comentado este jueves a los periodistas que la respuesta inicial de sus colegas los magistrados del alto tribunal balear "se ajusta perfectamente" a la legalidad pero ha recalcado que "hay peticiones que merecen ser formuladas, aun a riesgo de que sean rechazadas".

El juez del caso Nóos ha abierto una nueva pieza que alude a la supuesta financiación ilegal del PP de Baleares en la compra y reforma de la sede de Palma. Otras dos piezas están relacionadas con esta misma cuestión. El magistrado considera una obligación ante sus compañeros completar la instrucción de las diligencias aun abiertas en la causa madre que inició en 2008. El caso Palma Arena alude a diferentes aspectos de la supuesta gestión delictiva desde el Gobierno balear de Jaume Matas (2003-2007).

José Castro Aragón solicitó al Consejo General del Poder Judicial prolongar su actividad profesional, como juez emérito, de apoyo, más allá de la fecha de su jubilación. Cumplirá los 70 años el 20 de diciembre de 2015. El informe adverso del alto tribunal balear no es vinculante.

La sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, formada por nueve jueces, emitió este miércoles una resolución con voto unánime. En la nota los magistrados se expresan con frialdad administrativa y recuerdan que “la solicitud no se adecua a lo previsto” en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Los jueces eméritos hasta ahora han sido magistrados suplentes nombrados únicamente para formar parte de las salas colectivas de Tribunales Superiores, Audiencia Nacional y Audiencia Provinciales. El juez José Castro, un profesional apreciado por sus colegas sin adscripción a ninguna asociación profesional o familia corporativa, solicitó prolongar su actividad para operar exclusivamente en su juzgado.

Castro condicionó que su eventual prolongación de su vida laboral como magistrado a ser juez de refuerzo en su propio juzgado, en un papel secundario, con sueldo reducido, para centrarse exclusivamente en concluir la instrucción.

El Consejo General del Poder Judicial decidirá. El plazo establecido para las prórrogas de actividad en magistrados eméritos es de cinco años, hasta los 75 años. Castro tan solo quiere alargar su función hasta culminar la causa concreta, sin necesidad de alcanzar los cinco años en ejercicio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS