Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos, en el punto de mira del Gobierno y el PP

El Ejecutivo trata de romper la imagen impoluta de la que disfruta el partido de Iglesias

Juan Carlos Monedero, 'número tres' de Podemos. Ampliar foto
Juan Carlos Monedero, 'número tres' de Podemos.

El Gobierno y el PP han colocado a Podemos en el eje de su estrategia de combate electoral. Desde que el barómetro del CIS de octubre colocara a esta fuerza como la primera en intención de voto directa —aunque en la estimación quedaba tercera, y en el último barómetro de enero, segunda—, Ejecutivo y PP han dado un giro de 180 grados para centrarse en casi todas sus declaraciones políticas en tratar de romper la imagen impoluta de la que disfruta Podemos entre parte de los ciudadanos, en especial los jóvenes.

La publicación de detalles de las cuentas de Juan Carlos Monedero, número tres de Podemos, que ha pagado 200.000 euros en una declaración complementaria admitiendo así, según el Gobierno, que había cometido una irregularidad fiscal, ha generado una importante polémica política. Todos los partidos critican a Monedero por utilizar una estrategia para pagar menos impuestos, algo contradictorio con la línea de su partido, pero a la vez reprochan al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el haber utilizado esa información.

El ministro lo niega y este miércoles aseguró en varias ocasiones que él no está utilizando datos fiscales contra nadie. Sin embargo, fuentes del Gobierno admiten que Podemos se ha convertido en el principal objetivo a batir para los próximos meses. Y esa no es una decisión de Montoro, sino estratégica, de La Moncloa.

Es evidente, y así lo reconocen fuentes del Ejecutivo, que la estrategia de comunicación del Gobierno, dirigida en última instancia por Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, se ha centrado ahora en Podemos. Tanto que Sáenz de Santamaría rompió la semana pasada su costumbre de no hablar de ningún partido en las ruedas de prensa tras el Consejo de Ministros (siempre esquiva todas las preguntas sobre el PP) y aseguró que “si todo el mundo actuara como Monedero habría que ver cómo pagaríamos la sanidad, la educación y los servicios sociales”. El ataque era directo e inusual. En el PP la estrategia es tan evidente que la última convención política estuvo centrada en contestar a Podemos y el propio presidente, Mariano Rajoy, llegó a sacar el polémico contrato de Íñigo Errejón con la Universidad de Málaga, algo también inhabitual en el presidente.