Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas se desata contra Rajoy

El extesorero del PP afirma que el presidente del Gobierno "conocía la existencia de la caja b desde el principio”

Bárcenas, a su salida de la Audiencia.
Bárcenas, a su salida de la Audiencia.

Luis Bárcenas aprovechó sus primeras 24 horas en libertad provisional para dejar claro —por si alguien albergaba dudas— quiénes son ahora sus enemigos: la actual cúpula del Partido Popular, y, muy especialmente, Mariano Rajoy. El extesorero del PP, que salió el pasado jueves por la noche de la prisión madrileña de Soto del Real, donde ingresó el 27 de junio de 2013 por el caso Gürtel, acusó al presidente del Gobierno de estar al corriente “desde el principio” de la existencia de una caja b en la formación conservadora y de cobrar sobresueldos opacos desde 1990. También insistió —como ya hizo en al menos dos ocasiones ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz— en la veracidad de la contabilidad paralela del partido, que llevó hasta 2008: “Fue una incorrección, sin ninguna duda, y yo asumo la parte de responsabilidad que a mí me corresponde, pero el que se ha beneficiado de esa contabilidad es el partido”, aseguró.

Tras su salida de Soto del Real, el antiguo responsable de las finanzas del PP atiende a los medios de comunicación allí donde estos le abordan: en las puertas de la cárcel, en su domicilio, y también en la Audiencia Nacional. El extesorero, cuya familia recabó en día y medio los 200.000 euros de fianza para lograr su excarcelación, debe acudir todos los lunes, miércoles y viernes al Juzgado Central de Instrucción número 5 para demostrar que no se ha fugado. Este viernes realizó la primera de estas comparecencias. Y, tras cumplir el trámite, se desató ante los micrófonos contra Rajoy.

A preguntas de los periodistas, Bárcenas situó a Rajoy como conocedor y beneficiario de la contabilidad paralela desde su origen, en 1990, cuando el hoy presidente fue nombrado secretario del área de Acción Electoral del PP, un cargo de segunda fila en el organigrama conservador. La invectiva del exresponsable financiero, sin embargo, no concuerda con la literalidad de los apuntes secretos, que Bárcenas reclama como “fidedignos del primero al último”.

En realidad, Rajoy, según la contabilidad manuscrita de Bárcenas, no empieza a recibir sobresueldos en b hasta mayo de 1997, tras su nombramiento como ministro el año anterior. En esa ocasión le abonaron supuestamente 2,8 millones de pesetas (16.828 euros) como pago semestral. Rajoy, de acuerdo con esta contabilidad, percibió estos sobres ininterrumpidamente hasta julio de 2008. El presidente del Gobierno, al igual que los miembros de la dirección del PP, siempre ha negado tanto la existencia de una contabilidad en el PP al margen de la presentada al Tribunal de Cuentas y haber cobrado sobresueldos.

Palabra de extesorero

  • “La caja b es que es la caja del PP. No son los papeles de Bárcenas, son los papeles del PP, desde el primer apunte hasta el último [...] Que eso ha sido una equivocación, una incorrección... Sin ninguna duda. Y yo asumo la parte de responsabilidad que me corresponde. Pero en definitiva quien se ha beneficiado de esa contabilidad ha sido el partido, pues alguien más tendrá responsabilidad”.
  •  “Mariano Rajoy conocía la existencia de la contabilidad b del PP desde el principio. José María Aznar, yo no tengo conocimiento de que él supiese que existía”.
  • “¿Cómo no va a conocer la contabilidad del PP el señor Rajoy si recibía un sobre que le entregaba don Álvaro Lapuerta directamente en su despacho mientras estuvo en Génova y se lo llevaba al ministerio cuando era ministro?”
  • “[La entrega de los sobres] Era una fórmula para compensarlos, primero mientras ocupaban un cargo en el partido y luego, en algunos casos, cuando se fueron al Gobierno, para permitirles mantener equilibrada su economía”.
  • “No hay un solo apunte en esos papeles de ingresos y gastos que no se corresponda con un concepto real”.
  • “Es una contabilidad real que llevaba don Álvaro Lapuerta en una documentación paralela a la que yo llevaba y que precisamente está firmada o visada por él y por mí para dar garantías de que [...] ni él ni yo podíamos apropiarnos indebidamente de nada”.
  • “La explicación que da el PP es absurda. Yo creo que lo que falta en el PP, en algunas personas, no es una cuestión de piel sino que afecta al cerebro realmente”.
  • “Si la contabilidad fuese mía, de mi dinero desde luego yo no pago la obra del PP [...] ¿En la cabeza de quién entra que yo voy a pagar de mi dinero la obra de remodelación de la calle Génova o le voy a dar a la Fundación Humanismo y Democracia 30.000 euros?”
  • ¿Va a pedir el reingreso en el PP? “Sí, estoy meditándolo muy seriamente, voy a enviar la carta en breve... [sonríe]. Bueno, pero sería una opción, porque yo estoy en estos momentos en excedencia forzosa...”.
  • “No voy a devolver absolutamente nada, porque el único dinero que yo he tenido y que tengo es el que tengo en Suiza, y lo he ganado con una actividad profesional desde 1989. En paraísos fiscales tengo cero, nada”.

En cambio, el extesorero mostró gran cuidado en desvincular al expresidente del Gobierno y del PP José María Aznar de la contabilidad secreta en la que Bárcenas, supuestamente con su antecesor en el cargo Álvaro Lapuerta, apuntó pagos opacos de 7,5 millones de euros de empresarios. Y ello pese a que en las cuentas manuscritas figuran pagos “por orden de J. Mª” a colaboradores de la dirección del partido como el sociólogo Pedro Arriola.

Bárcenas está acusado de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, cohecho, apropiación indebida, falsedad documental continuada y estafa procesal en grado de tentativa. La fiscalía pide para él 42 años de cárcel. La investigación judicial ha determinado que Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias, ocultaban una fortuna extraordinaria en Suiza que llegó a ascender a 42,8 millones de euros en el año 2008. Según la Fiscalía Anticorrupción, esta riqueza deriva de la apropiación de fondos del Partido Popular, que se ocultaron en el entramado financiero helvético. Entre 1999 y 2008 Bárcenas y su esposa dejaron de ingresar 11,25 millones de euros en cuotas tributarias por estos ingresos ilegales.

En el discurso de Bárcenas no siempre resulta fácil distinguir entre la sorna y el sentido estricto de las frases. Preguntado por si piensa pedir su reincorporación al PP tras su excarcelación, ha dicho: “Sí, estoy meditándolo; voy a enviar la carta en breve para pedirlo. Sería una opción, porque parece ser que estoy en situación de excedencia forzosa, y que habría un defecto formal. Probablemente pida la reincorporación” manifestó con media sonrisa.

Durante los primeros años del caso Gürtel, el PP, trató de preservar a Bárcenas de la acción judicial. La defensa que hacía el partido de quien supuestamente se había apropiado de sus fondos llegó hasta el punto de que el juez Pablo Ruz revocó la condición de acusación particular de la formación conservadora. Cuando Bárcenas dejó el escaño de senador en marzo de 2010, el PP triplicó su sueldo para compensarle. La última nómina es de 28 de enero de 2013, tres días antes de la publicación en este periódico de su contabilidad secreta, lo que le convirtió en un apestado. Pero su despido todavía colea en los juzgados: el pasado julio, una juez de lo Social de Madrid zanjó que Bárcenas continúa en la situación de excedencia laboral que solicitó en 2004 al ser nombrado senador y “no puede considerarse extinguida la relación laboral” con el PP.

Sobre si conserva en su poder otro material que pueda perjudicar al PP, Bárcenas también se movió en el terreno de la negación misteriosa: “No, yo no tengo previsto nada. Yo he oído muchas declaraciones, he leído a mi buen amigo [el periodista] Raúl del Pozo hablando de mochilas y un montón de cosas. De mi boca no habrán oído hablar ni de más documentación ni de mochilas ni de grabaciones ni de nada por el estilo”.

Más información