Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año y cuatro meses de legislatura marcados por un pacto accidentado

Susana Díaz ha aprobado su propia ley de transparencia, ha mediado en el conflicto catalán y ha renunciado a liderar el PSOE durante su mandato

Susana Díaz se dirige al aeropuerto de Sevilla en su coche oficial en enero.
Susana Díaz se dirige al aeropuerto de Sevilla en su coche oficial en enero.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, no ha despejado este lunes la incógnita que sobrevuela con fuerza a su Gobierno desde que convocó la reunión con sus secretarios generales provinciales, prevista para mañana martes: el posible adelanto electoral en la comunidad, del que se habla desde hace meses. La dirigente socialista tiene de límite hasta el próximo 27 de enero para convocar elecciones anticipadas antes de las municipales de mayo, y hoy sí ha admitido la falta de estabilidad de su Ejecutivo (formado por un pacto de Gobierno con IU), lo que podría acercar la opción de un anticipo en la llamada a las urnas en Andalucía, prevista para marzo de 2016. Díaz asumió la presidencia de la Junta en septiembre de 2013, tras la dimisión de José Antonio Griñán; en este año y cuatro meses que lleva en el cargo ha aprobado su propia Ley de Transparencia, ha mediado en el conflicto catalán y ha renunciado a liderar el PSOE, entre otros hitos de su mandato.

Susana Díaz y el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, en el debate sobre el estado la Comunidad, en septiembre de 2014. ampliar foto
Susana Díaz y el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, en el debate sobre el estado la Comunidad, en septiembre de 2014.
Susana Díaz con Pedro Sánchez, en noviembre de 2014. ampliar foto
Susana Díaz con Pedro Sánchez, en noviembre de 2014.
  • El caso de los ERE afecta a Chaves y Griñán. Noviembre de 2014. "Quiero preservar a la Junta de la erosión que se ha producido al monopolizar el debate con su relación con el caso de los ERE", dijo Griñán al renunciar a su puesto y dar el relevo a Díaz. La investigación judicial, que comenzó en enero de 2011, ha continuado desde la marcha de Griñán, y Díaz, que heredó el caso, ha tenido que hacer frente al avance del proceso que ha terminado por implicar a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, a quienes investiga ya desde el pasado noviembre el Tribunal Supremo. La presidenta andaluza ha defendido la "decencia y honestidad” de los dos exdirigentes. 
  • La renuncia al liderazgo del PSOE. Junio de 2014. En el mes de junio del año pasado, la líder de la federación socialista más relevante anunció que no competiría por la secretaría federal del PSOE en las primarias que finalmente proclamaron a Pedro Sánchez como secretario general de los socialistas. La presidenta andaluza renunció a dar el paso al no tener garantizada la unidad del partido en torno a su candidatura. 
Mariano Rajoy recibe a Susana Díaz en La Moncloa. ampliar foto
Mariano Rajoy recibe a Susana Díaz en La Moncloa.
  • Ley de Transparencia andaluza. Junio de 2014. Antes que la ley estatal, Andalucía aprobó su propia Ley de Transparencia, la primera ley del pacto de Gobierno PSOE- IU. La norma decretó multas de entre 200 y 400.000 euros para las entidades y Administraciones que bloqueen el acceso a la información, además del despido de cargos y directivos y la imposibilidad de volver a ocupar puestos "similares por un periodo de hasta tres años".
  • Un realojo hiere el pacto de izquierdas. Abril de 2014. El realojo de ocho de 17 familias expulsadas por la policía de la corrala La Utopía, en Sevilla, que ocupaban de manera ilegal el edificio desde hacía dos años, fue la causa de que el Gobierno de izquierdas estuviera a punto de saltar por los aires. La Consejería de Fomento, dirigida por IU, en contra de la opinión de la presidenta de la Junta, entregó las llaves a ocho familias en riesgo de exclusión social cuando los socialistas albergaban dudas de que reunieran los requisitos. Díaz resolvió retirar las competencias de adjudicación de viviendas públicas a Fomento, aunque después anuló su decisión mediante otro decreto.
  • Díaz media en el conflicto catalán. Febrero de 2014. La presidenta de la Junta intentó mediar en la crisis independentista ante la falta de diálogo entre Rajoy y el presidente catalán, Artur Mas. El 3 de febrero se reunió con Mas en Barcelona y le propuso una salida: reformar la Constitución. Esta propuesta, que ya había sido defendida por otros socialistas, consistiría en aclarar las competencias y su financiación para intentar evitar los conflictos.
  • La presidenta plantea a Rajoy un pacto para la regeneración política. Septiembre de 2013. En su investidura, la dirigente andaluza situó en primer lugar de sus prioridades la lucha contra la corrupción. “Me avergüenza la corrupción y rechazo tanto la complicidad como la tibieza hacia ella”, proclamó en su discurso, en el que anunció una batería de medidas contra ella, entre las que figuraban prohibir las donaciones privadas a los partidos políticos o cambiar la ley de la Cámara de Cuentas de la comunidad para aumentar su capacidad de control, de manera que fiscalice las cuentas de los partidos con representación parlamentaria en el ámbito de las competencias de la comunidad.

Más información