Cargos políticos ampararon a policías corruptos en Palma

Los agentes que actuaban al margen de la ley fueron "obsequiados" por cargos policiales y políticos del Ayuntamiento, según la juez

Los policías locales de Palma que actuaban al margen de la ley, en núcleos organizados y con un estilo propio de mafiosos, fueron “obsequiados” por quienes deberían haber puesto fin a su actuación: los cargos policiales y políticos del Ayuntamiento. Lo denuncia en su auto del pasado jueves la juez Carmen González, que investiga el escándalo con la Fiscalía Anticorrupción, la Policía Nacional y la Guardia Civil. Once policías —agentes y jefes de grupos— han sido detenidos e imputados en la última operación abierta. Además, el comisario jefe, Joan Mut, y el concejal de Seguridad, Guillermo Navarro, declararon como encausados y quedan retratados en el escrito judicial.

La juez destaca que esos políticos y superiores policiales amparaban a estos individuos, les facilitaban accesos a plazas fijas y ascensos (proporcionándoles preguntas y respuestas de un examen) y cambiaban de destino a agentes que los criticaban.

La actuación corrupta de esas bandas de policías, unos pocos agentes entre los 900 en plantilla, queda resumida de forma cruda en el auto judicial: utilizaban a carteristas, cobraban favores, tenían negocios paralelos, controlaban el juego, accedían a fiestas con sexo, alcohol y droga gratis. La venta de protección se alternó con chivatazos de inspecciones y coacciones a otros policías que osaban denunciarlos.

También organizaron tratos con empresarios y coacciones a comerciantes. Dirigían a una zona u otra a carteristas y grupos de botellón para beneficiar o perjudicar negocios. La juez resalta que algunos locales de ocio y prostitución de la primera línea de la bahía de Palma, regentados por personas con mucho poder económico y social, “gozarían de una situación de privilegio” y una “especialísima atención de seguridad”. Los policías daban un “notorio” trato de favor a las empresas beneficiarias —que contrataban a empresas amigas de los agentes—, lograban la explotación de máquinas tragaperras y expendedoras, bebían, comían y recibían gratis “servicios sexuales” y drogas en fiestas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS