Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La puesta de largo americana de Pedro Sánchez

El líder del PSOE busca en Washington aliados a sus "alternativas progresistas"

Se reúne con el asesor económico jefe de Obama y la directora gerente del FMI

Pedro Sánchez, en la Embajada de España en Washington. Ampliar foto
Pedro Sánchez, en la Embajada de España en Washington. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, explicó este jueves a la exsecretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright las “propuestas de democracia radical” que su partido está planteando para España e intercambió opiniones sobre la situación en Europa y América Latina.

El líder de los socialistas comenzó su segunda jornada de visita a Washington con un encuentro con la que fuera secretaria de Estado con Bill Clinton en la sede de su fundación, el Instituto Demócrata para los Asuntos Internacionales (NDI). Se trata de una organización sin ánimo de lucro, vinculada al Partido Demócrata, dedicada al apoyo y fortalecimiento de las instituciones democráticas en todo el mundo a través de la participación ciudadana, la apertura y la rendición de cuentas en los Gobiernos.

En declaraciones a los periodistas, Sánchez explicó que el objetivo de esta reunión fue “hablar de democracia y de las reformas democráticas que necesitan muchos países en Europa para mejorar la participación democrática”. Sánchez planteó a Albright “algunas de las propuestas de democracia radical” que están haciendo los socialistas en España, como “la implementación de la limitación de mandatos a la presidencia del Gobierno, la apertura de las listas electorales y la revisión del sistema electoral”.

La jornada de Sánchez, acompañado de su secretario de Economía, Manuel de la Rocha Vázquez, y el portavoz de la misma materia en el Congreso, Juan Moscoso del Prado, continuó con un encuentro con el Center for American Progress (PAC), un think tank vinculado al Partido Demócrata. El objetivo del líder socialista en su viaje americano ha sido darse a conocer y convencer de que el proyecto que encabeza responde a un cambio en un partido como el PSOE, afectado por esa desilusión con la política que ha permitido el nacimiento de fenómenos como Podemos.

La segunda etapa de la visita tuvo un contenido más político, después de un primer día más económico

“Hay que presentar a Pedro para que le conozcan personalmente, y también sus propuestas económicas”, afirmó Moscoso, que organizó junto con De la Rocha la agenda estadounidense del político socialista. Y de paso, agregó, “crear una red con instituciones internacionales muy potentes” que sean capaces de multiplicar el eco de su mensaje.

La segunda etapa de la visita de Pedro Sánchez tuvo un contenido más político, después de un primer día eminentemente económico, en el que se reunió con el asesor económico jefe del presidente Barack Obama, Jason Furman, y con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Washington.

El político español se reunió también en la Universidad de Georgetown con varios miembros de la Asociación de Científicos Españoles en EE UU (ECUSA) y con un grupo de estudiantes latinoamericanos de política que le acribillaron a preguntas tanto sobre su programa económico como el reto que supone Podemos para el PSOE ante las próximas elecciones generales. “Podemos es una lección que ya me sé”, sonrió al asumir personalmente la respuesta a esa inquietud de un estudiante español. Podemos se nutre de la “desafección e indignación” de la sociedad española pero todavía tiene que “convertir esa desafección en propuestas”, replicó. Y subrayó en el mejor tono electoral: “El único partido que puede garantizar un cambio en España es el PSOE”.

Sánchez aseguró que tenía una “sensación muy positiva” de sus encuentros en Washington. “Me llevo muy buen feeling”, insistió. El político admitió que, al menos de su parte, puede dar por cumplida su misión. “Han escuchado lo que queríamos plantear”, señaló. Que le hayan comprado el mensaje es algo que todavía está por ver.

Más información