Sanidad acelera la elaboración de un plan integral contra la hepatitis C

El ministro anuncia la primera reunión, el lunes, de un comité aún sin composición cerrada La estrategia determinará qué pacientes deben recibir los tratamientos innovadores

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, en el Congreso.
El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, en el Congreso.Uly Martín

La presión de los afectados por hepatitis C y de los hepatólogos que les tratan está obligando al Ministerio de Sanidad a actuar y poner en marcha distintas iniciativas para abordar el problema de los costosos y eficaces nuevos tratamientos para esta enfermedad. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha anunciado hoy la primera reunión, el próximo lunes, de un comité que elaborará un "plan integral para la hepatitis C".

De ese comité solo se conoce, de momento, el nombre del experto que lo presidirá, el hepatólogo Joan Rodés. La lista con el resto de componentes aún no está cerrada, reconocen en el ministerio. La estrategia que se espera que salga de esas reuniones determinará qué pacientes deben recibir los tratamientos más innovadores y cómo, según ha señalado el ministro en una entrevista en TVE. Alonso ha explicado que expertos de ámbito nacional y representantes del ministerio, de las comunidades autónomas y de los pacientes formarán parte del comité.

Más información
6.000 afectados de hepatitis C tendrán acceso en 2015 a los nuevos fármacos
Podemos llevará a los afectados de hepatitis C a Bruselas
En huelga de hambre para conseguir el fármaco que ‘cura’ la hepatitis C
Una combinación de fármacos cura al 97% de la hepatitis C en trasplantados

El ministerio ya había anunciado la elaboración de una estrategia nacional contra la hepatitis C, algo que los hepatólogos llevan solicitando desde hace meses. Esta estrategia, que el Gobierno ha prometido tener lista para dentro de aproximadamente tres meses, carece de presupuesto consignado. Su objetivo será crear un registro de pacientes tratados con los nuevos fármacos y evaluar la eficacia de estos medicamentos.

El ministro ha asegurado hoy que espera que el plan señale de qué manera, a quiénes y cómo hay que prescribir los tratamientos. "Y nosotros podamos garantizar desde el Sistema Nacional de Salud que todos aquellos a los que se les indiquen lo van a recibir", ha afirmado. Lo cierto es que el ministerio ya tiene una guía oficial publicada, un documento llamado Estrategia terapéutica de priorización que el mes pasado levantó en armas a los expertos del hígado. En un gesto inaudito, la sociedad científica que agrupa a la práctica totalidad de los hepatólogos acusó a Sanidad de “poner en riesgo la salud de los pacientes” por dificultar el acceso a los fármacos innovadores y recomendar tratamientos obsoletos. 

Rodés ya fue nombrado presidente del Consejo Asesor de Sanidad que en 2012 recibió el encargo de adoptar un criterio definitivo respecto a los informes realizados hasta entonces sobre la píldora del día siguiente. Rodés se jubiló hace años del hospital Clínic de Barcelona. Actualmente preside el Instituto de Investigación Sanitaria IDIBAPS y mantiene una consulta privada en BarnaClínic.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ministro ha anunciado que el Gobierno está negociando la incorporación de nuevos fármacos este mes o el mes que viene, y ha advertido de que, durante estas negociaciones, que "son delicadas", las presiones "no son positivas" y "no ayudan". Preguntado sobre si se refería a presiones políticas o de los afectados, el ministro ha respondido que entiende a todo el mundo y ha insistido en pedir responsabilidad.

"No prescribamos los políticos, dejemos que sean los médicos los que prescriban", ha dicho el ministro, quien ha insistido en pedir "calma" para que se puedan "hacer las cosas de manera seria". Hace unos días responsables del ministerio se reunieron de urgencia con los hepatólogos. Tras esa reunión el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, aseguró que unos 6.000 pacientes recibirían tratamiento con los nuevos antivirales este año. Los hepatólogos salieron al paso y precisaron que ellos no hablaron de cifras sino de criterios de prescripción, y que en todo caso son 25.000 los pacientes graves que los necesitan.

El portavoz de Sanidad de la Izquierda Plural y diputado de IU, Gaspar Llamazares, pidió en diciembre que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, liderase un comité de crisis de la hepatitis C como el creado a raíz de la emergencia sanitaria del ébola. Solicitó la comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados de la número dos del Gobierno, y registró una proposición no de ley en la Comisión de Sanidad.

Denunciar la patente

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, había anunciado el lunes su compromiso de llevar el tema al Parlamento Europeo para evitar que los pacientes sigan muriendo mientras los laboratorios farmacéuticos se "forran". "Cuando dicen que hay que apretarse el cinturón, eso se traduce en que hay gente que muere para que algunos sigan amasando millones y tengan beneficios escandalosos", dijo entonces, tras reunirse en el Hospital 12 de Octubre de Madrid con varios miembros de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C.

Iglesias aseguró se están incumpliendo leyes internacionales e incluso la propia Constitución española y exigió "medidas extraordinarias" ante una situación de emergencia, que incluso podrían pasar por denunciar la patente de los fármacos y "emitir una licencia obligatoria", amparados por unos acuerdos firmados por la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Doha.

"Hay mecanismos en la legalidad internacional, europea y en la propia constitución, que facultan a un Gobierno para tomar medidas extraordinarias. Nadie quiere tomarlas, pero ante la posibilidad de que mueran ciudadanos de tu país, un Gobierno responsable debe aplicarlas", según Iglesias.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS