Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU y Podemos pugnan por ser el Syriza español

Pablo Iglesias confía en que el resultado de Tsipras en Grecia impulse su agenda

 El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al dirigente de Syriza, Alexis Tsipras, a su llegada al congreso de Podemos en noviembre.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al dirigente de Syriza, Alexis Tsipras, a su llegada al congreso de Podemos en noviembre.

Podemos e Izquierda Unida han intensificado en la última semana su disputa por apropiarse del patrimonio simbólico de Syriza en España. En IU recuerdan que en 2004 el partido griego llamó a la puerta de la federación de izquierdas, antes de constituirse como fuerza política organizada, para estudiar su modelo. Y en cada declaración de intenciones de sus principales dirigentes, de Cayo Lara a Alberto Garzón, no falta desde hace al menos dos años la aspiración de convertir a su formación en “el Syriza español”.

Pero el mapa electoral ha cambiado, y ahora todos ven en Podemos el verdadero espejo de la Agrupación de la Izquierda Radical, con la que comparte algunas propuestas económicas como la auditoría ciudadana de la deuda pública. Pablo Iglesias, que el día de su proclamación como secretario general estuvo arropado por su líder, Alexis Tsipras, recibió con entusiasmo la convocatoria de elecciones anticipadas en Grecia. “2015 será el año del cambio en España y en Europa. Empezaremos en Grecia”, pronosticó tras conocer la decisión de Atenas el pasado lunes.

La formación de Iglesias, que pretende centrar sus esfuerzos en las elecciones generales, necesita establecer un calendario de hitos para llegar con fuerza a esa cita. En este contexto la dirección de Podemos cree que el resultado de Syriza en los comicios griegos, convocados para el 25 de enero, supondrá de entrada un impulso a su agenda. La primera cita en España llegará menos de una semana después, el sábado 31, con la manifestación en la que Iglesias y los suyos pretenden llenar las calles de Madrid bajo el lema La marcha del cambio.

No obstante, los principales dirigentes de Podemos, todos ellos politólogos o expertos en ciencias sociales, saben que ese cambio que propugnan en España puede verse condicionado a medio plazo por la repercusión internacional de un hipotético Gobierno de Tsipras, favorito según los sondeos, y las estrategias que adopten La Moncloa y el PSOE. “España no es Grecia”, defiende Íñigo Errejón. “Somos la cuarta economía de la UE y nuestra capacidad de negociación es mayor. También son diferentes las condiciones institucionales, sociales y económicas”, señala el secretario de Política de Podemos, quien advierte de que “las campañas del miedo ya las sufrieron otras opciones políticas en el pasado”. Errejón cita el caso del PT de Lula y Dilma Rousseff: “Hoy Brasil, con todas sus dificultades, crece al tiempo que redistribuye, en un ciclo virtuoso que para las élites siempre es imposible hasta que sucede”.

Podemos confía así que en que el principal efecto de las elecciones griegas consista en demostrar que es posible oponer resistencia a las políticas de la troika desde un Ejecutivo europeo.