Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los correos clave para entender los sobresueldos en Caja Madrid

La investigación arrancó con la publicación de las comunicaciones de Miguel Blesa

La investigación sobre las retribuciones a directivos de Caja Madrid arrancó como consecuencia de la publicación en distintos medios de los correos electrónicos de Miguel Blesa de diciembre de 2013.

  • Del director financiero al presidente: "Yo sigo construyendo el puente de planta". Ildefonso Sánchez Barcoj escribió a Miguel Blesa quejándose del entonces secretario del Consejo, Enrique de la Torre, que iba a dejar el puesto y reclamaba una indemnización millonaria. "Yo sigo construyendo el puente de planta, aguantando las impertinencias y suspicacias de a quien todo le parece poco". De la Torre cobró 4.665.523 euros de indemnización.
  • Los incentivos de 2007 para la fidelización. Caja Madrid aprobó en 2007 un "incentivo retribuido de fidelización a largo plazo" que supuestamente pretendía evitar la marcha de sus mejores directivos a otras entidades bancarias asegurándoles una indemnización, que cobrarían a partir de 2010, mayor cuanto más tiempo se quedarán. Enrique de la Torre alertó sobre la necesidad de consolidar el derecho a cobrar ese incentivo. "Imagina que en 2009 [Blesa no sigue] y a ti te hacen comercial de Aluche. El presidente no es el único al que hay que proteger", escribe De la Torre al director financiero Ildefonso Sánchez Barcoj. Éste responde: "Aunque acabáramos de comerciales en Aluche se nos aplicaría en 2010. Lo único que no cubre es la baja voluntaria o el despido improcedente (...) Si te jubilas antes de 2010 también se aplica". De la Torre se fue en 2009 y aprovechó esta ventaja. Otros nueve directivos que salieron en 2010 no pudieron cobrar el incentivo, paralizado por el nuevo presidente Rodrigo Rato.
  • El presidente al secretario del Consejo: “No me pidas lo imposible”. Enrique de la Torre exigió una indemnización millonaria pese a que se iba voluntariamente en 2009. Blesa puso reparos, pero al final accedió. “Ya te he dicho varias veces” escribe Blesa a De la Torre, “que cesar amistosamente es una contradicción y si te empeñas en el mutuo acuerdo amistoso tendrás la indemnización que corresponda, que no será la que tú pretendes. Hablaré con Ildefonso [director financiero], pero no me pidas lo imposible”.

Más información