Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sólo envía a su embajador a la toma de posesión de Rousseff

Ningún miembro del Gobierno ni de la Casa del Rey acude a Brasil

España sólo estará representada por su embajador en Brasil, Manuel de la Cámara, en la toma de posesión de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, según confirmaron a EL PAÍS fuentes de La Moncloa. La fecha, el 1 de enero, y el hecho de que se trate de una reelección, y no de un primer mandato, parecen haber llevado a que la delegación española sea la de menor nivel en la toma de posesión de un presidente iberoamericano en los últimos años, a pesar de tratarse de un gigante como Brasil.

Las fuentes consultadas indicaron que la representación española será similar a la de otros países europeos, pero España nunca se ha comparado con sus socios de la UE en este tipo de eventos. Hasta su coronación, el pasado junio, don Felipe era un asiduo de las tomas de posesión de los mandatarios iberoamericanos, lo que le granjeó un profundo conocimiento de la clase política del continente. Tras el relevo en la Jefatura del Estado, fue el propio Mariano Rajoy quien acudió en julio a la toma de posesión del nuevo presidente panameño Juan Carlos Varela, mientras que el rey Juan Carlos asistió en agosto, tras su abdicación, a la del colombiano Juan Manuel Santos pese a que, como Rousseff, iniciaba su segundo mandato.

Fuentes brasileñas confirmaron a Efe la asistencia a la toma de posesión de los presidentes de Chile, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Costa Rica, así como del vicepresidente de EE UU, Joe Biden. Aunque el Gobierno de Rajoy no mantiene con el de Rousseff las intensas relaciones políticas que tiene con México o Colombia, las relaciones económicas son muy intensas y Brasil es, con el Reino Unido, el primer destino de las inversiones españolas en el exterior, con un saldo acumulado que supera los 65.000 millones.