Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo se plantean recuperar la confianza de los ciudadanos?

Los ocho principales partidos exponen sus planes para afrontar los nuevos tiempos

María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP. Ampliar foto
María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP.

“La sociedad pide unión contra los corruptos”. María Dolores de Cospedal, Secretaria general del Partido Popular.

Para poder recuperar la confianza de los ciudadanos, lo primero que debemos hacer todos los partidos políticos es saber por qué la han perdido. Qué busca la sociedad en nosotros y qué podemos ofrecer. Una larga y dura crisis económica y los escándalos de corrupción que han sacudido a instituciones y partidos explican gran parte de la desafección ciudadana. A la dura crisis, los responsables políticos debemos responder con resultados y mejoras en su calidad de vida diaria. En este punto, el Gobierno del PP está haciendo todo lo que está en sus manos para que la economía reme a favor. Y los resultados ahí están: creación de empleo, sostenibilidad de las pensiones y mantenimiento de una educación, sanidad y servicios sociales públicos, gratuitos y de calidad. Y frente a la corrupción u otros asuntos que salpiquen a la honorabilidad de los políticos son necesarias medidas para que no vuelva a pasar, que el corrupto devuelva hasta el último céntimo y que todos los partidos nos unamos en esta lucha. En el PP creemos firmemente en los acuerdos entre los principales partidos para dar respuesta a los temas que más preocupan a los ciudadanos. Porque la sociedad pide unión para solucionar los temas importantes, nosotros debemos responder con unidad. Sabemos que la confianza se gana a diario, en contacto permanente con los ciudadanos, se pierde en un segundo y sólo se recupera con compromiso, mucho trabajo y, por supuesto, siempre actuando en pos del bien general. Y eso es lo que hace y hará el PP en su compromiso con los españoles.

Con humildad, trabajo y poco a poco. Y haciendo, no sólo diciendo. Ese es el valor añadido que nos diferencia cuando los ciudadanos exigen formas nuevas a la política y respuestas diferentes a los políticos. Nuestra intención de cambio se mide con actuaciones, no con declaraciones. 

César Luena, secretario de Organización del PSOE. ampliar foto
César Luena, secretario de Organización del PSOE.
 
“Ser creíbles. Ser limpios y hacer limpieza”. César Luena, Secretario de Organización del PSOE.

“Hacer”, para el PSOE, es ser creíbles. Y eso pasa por ser limpios y hacer limpieza, ser inflexibles ante la corrupción y apuntar soluciones donde los ciudadanos sólo ven problemas, mejorando las instituciones y descolonizándolas de criterios partidistas.

“Hacer” es también cercanía y sensibilidad con quienes más sufren la crisis, que constituyen una amplísima mayoría social que paga con sacrificios y recortes lo que ni ha roto ni ha llegado a disfrutar. “Hacer” es, en definitiva, asumir en primera persona la necesidad de cambio seguro, sin miedo ni complejos, para construir un país decente que se reconozca ante el espejo con orgullo y sosteniendo la mirada.

Albert Garzón, responsable federal de IU. ampliar foto
Albert Garzón, responsable federal de IU.

El PSOE ha gobernado 21 años de la democracia. Sabemos cómo se hace. Recuperaremos la confianza ofreciendo soluciones realistas y adecuadas, sin inmovilismos ni utopías, y pisando el mismo terreno que pisan el resto de los ciudadanos. Lo hacemos abriendo nuestras casas del pueblo para compartir con la gente angustias y esperanzas. Yendo donde la gente está. Trabajamos poniendo por delante el interés del 90 por ciento de la ciudadanía y no del 10 por ciento sistemáticamente privilegiado por el PP. Nuestra receta es muy clara: impecablemente limpios; cerca de la gente; y con soluciones de gobierno realistas en defensa de las clases medias.  


“Destituir a los cargos elegidos que no cumplan”. Alberto Garzón, Diputado por Málaga y responsable federal de Proceso Constituyente y Convergencia de IU.

Desde luego que no existen fórmulas mágicas en este asunto y se equivocará quien se lo plantee como una simple cuestión de maquinaria electoral o mercadotecnia. En IU trabajamos desde hace tiempo para incrementar la confianza en nuestro proyecto y lo hacemos con hechos. Concluimos en noviembre un encuentro político programático en el que durante dos meses la militancia, electores y gente que nada tenía que ver con nosotros se volcó para hacernos llegar sus propuestas a fin de incluirlas en el programa electoral para 2015. El contenido concreto de las líneas maestras de ese programa, que presentaremos en breve, estoy convencido de que servirá también para lograr este fin.

Irene Lozano, diputada de UPyD. ampliar foto
Irene Lozano, diputada de UPyD.

Quienes durante décadas trataron a la gente sólo como alguien que vota cada cuatro años, y tiene que callar y aguantar el resto, puede encontrarse en las próximas elecciones con una merecida respuesta. Vivimos en una sociedad con graves carencias democráticas pero con una madurez política demostrada. Por ello, creemos que se pueden hacer propuestas como la figura del revocatorio, una herramienta para que se pueda destituir a cualquier cargo elegido que no cumpla con su trabajo o con lo prometido.

Para que la gente confíe en aquellos que administran sus intereses hay que hacerla protagonista de la vida política, económica y social, y en eso estamos empeñados.


“Si tiene tiempo, participe, no se olvide de la política”. Irene Lozano, Diputada de UPyD.

No se me ocurre cómo convencer a la gente para que confíe en los partidos políticos porque los abusos en que han incurrido revisten tal magnitud que no hay argumento suficientemente poderoso. No se trata de manzanas podridas: el sistema que debió autocontrolarse no lo hizo. Por eso, porque no me fiaba, me acerqué a la política hace cuatro años. Fue el día en que pensé: esto lo tenemos que hacer nosotros.

Luis Alegre, secretario de participación de Podemos. ampliar foto
Luis Alegre, secretario de participación de Podemos.

Durante años la gente de mi edad, los que no recordamos la muerte de Franco, pensaba que la política era una cosa fea a la que se dedicaba gente chunga, babeante de lujo y poder. La profecía se autocumplió. Sin embargo, la crisis ha hecho a muchos ciudadanos descubrir hasta qué punto la política no trata de esa gente chunga, sino de nosotros: si lo dejamos en sus manos seguirán viviendo a costa de los ciudadanos, y no a su servicio. En ese sentido, los partidos viejos son plenamente de fiar: no van a cambiar jamás.

En UPyD nos remitimos a los hechos: no tenemos ningún imputado por corrupción y somos el partido más transparente, según Transparencia Internacional. Pero si tiene usted tiempo, mejor participe: cuando los ciudadanos se olvidan de la política, los políticos se olvidan de los ciudadanos.

Andoni Ortuzar, presidente del PNV de Bizkaia. ampliar foto
Andoni Ortuzar, presidente del PNV de Bizkaia.


“No puede ser patrimonio de minorías privilegiadas”. Luis Alegre, Secretario de Participación de Podemos.

Podemos no ha nacido para recuperar la confianza de “los ciudadanos” hacia “los políticos”, sino para conseguir que sea la propia ciudadanía la que haga política y participe en las decisiones que nos afectan a todos. El objetivo es evitar que la política siga siendo patrimonio de unas minorías privilegiadas que miran ante todo por sus propios intereses de casta. Y estamos modestamente orgullosos de lo que hemos logrado hasta ahora a este respecto: activar la vida política de nuestro país y conseguir que mucha más gente reclame el derecho que nos corresponde, como ciudadanos mayores de edad, a tomar las decisiones por nosotros mismos, sin necesidad de tutelas. El nivel de participación que hemos movilizado en los distintos procesos da una buena muestra. Y esto es también lo que queremos poner de manifiesto en la convocatoria del día 31 de enero: Podemos no somos un grupo de dirigentes o portavoces. Podemos es toda la gente que quiere un cambio y que sabe que 2015 es un año crucial para conseguirlo.

Albert Rivera, secretario general de Ciudadanos. ampliar foto
Albert Rivera, secretario general de Ciudadanos.


“Rendición de cuentas continua”. Andoni Ortuzar, Presidente del PNV.

Lluís Salvadó, secretario general de ERC. ampliar foto
Lluís Salvadó, secretario general de ERC. afp

Más que recuperar la confianza de la ciudadanía —que afortunadamente no hemos perdido—, lo que pretendemos es seguir ganándonos día a día la que ya tenemos, y ampliarla. Obviamente, somos conscientes de la crisis de credibilidad que sufre la política en su globalidad, y ni Euskadi ni el PNV es una isla inmune a ella. Nos preocupa la desafección hacia la clase política y trataremos de contribuir a que la corrupción siga sin aparecer entre las principales preocupaciones de los vascos. ¿Cómo? Perseverando y profundizando en los ejes más genuinos de nuestra trayectoria política, ética y humanista: gestión eficaz, responsable y transparente de la cosa pública. Trasladando esos valores positivos a la sociedad mediante una actuación política intachable de nuestros cargos públicos. También a través de la relación continua y cercana con la gente, con numerosos mecanismos de escucha instalados a pie de calle. Somos un partido que tiene un rígido sistema de incompatibilidades entre cargos públicos y cargos internos. Por eso también es importante que, puertas adentro del partido, tengamos mecanismos de prevención eficaces y radicales contra la corrupción (acabamos de renovar nuestros Estatutos en ese sentido). Igualmente, en nuestro sistema es fundamental la participación de nuestros afiliados y afiliadas en la elección de candidatos, proceso que se realiza con un control exhaustivo y que conlleva una rendición de cuentas continua de todos los cargos públicos ante nuestros órganos internos.

 

“Más transparencia y más democracia interna". Albert Rivera, Secretario general de Ciudadanos.

El principal problema que tiene hoy España, incluso a veces por encima de la crisis económica, es la crisis de confianza de los ciudadanos en sus cargos públicos y en sus instituciones democráticas. Por eso creo que hay que afrontar una serie de reformas urgentes que ni el PP ni el PSOE ni los nacionalistas quieren hacer ni pueden por haber perdido autoridad moral. Reformar los partidos políticos y hacerlos transparentes a la sociedad y democráticos internamente; una ley electoral para poder escoger partidos y personas y que los votos valgan igual; una reforma del sistema judicial para que los jueces y los fiscales no sean puestos y quitados por los partidos políticos; un pacto nacional por la educación para formar a la gente en valores democráticos… Además, estoy convencido de que la mayoría de los españoles, al margen de ideologías o partidos, querrían ver esta segunda transición; una transición ciudadana para que la gente vuelva a confiar en los políticos. Yo lo resumo con una imagen: los que estamos en un cargo público tenemos que volver a poder mirar a los ojos a los ciudadanos sin bajar la mirada y comprometidos con los que nos pagan el sueldo. 


“Abiertos, asamblearios, austeros y transparentes”. Lluís Salvadó, Secretario general adjunto de ERC

El principal y mejor argumento con el que intentamos generar confianza en el ciudadano es con el ejemplo de nuestros cargos elegidos y con la propia gestión del partido: una cultura interna que propicia las buenas prácticas y el control estricto de las malas prácticas; austeridad y transparencia.

Con una larga trayectoria en la política como partido, podemos presentar un expediente inmaculado en casos de corrupción habiendo ostentado responsabilidades en el Gobierno catalán, diputaciones y centenares de Ayuntamientos. Hoy, ERC dispone de 1.400 representantes locales con 150 alcaldías. ERC a finales de 2014 tendrá una deuda de 300.000 euros. Con una organización muy austera no dependemos para nuestro funcionamiento ni de donaciones externas ni de las entidades bancarias.

Impulsamos políticas de transparencia en la gestión pública, y una cultura de austeridad de nuestros cargos y de proximidad con el ciudadano. La toma de decisiones en nuestra organización, desde siempre, se lleva a cabo desde las bases del partido, con una organización de perfil asambleario y de bajo perfil jerárquico. La mayoría de decisiones se abren a los “amigos” (personas que se registran para la protección de datos y que demandan participar, sin ninguna obligación económica), introduciendo la fórmula de primarias para la elección de candidatos.

En la medida que somos capaces intentamos hablar con el ejemplo, actuando como una organización abierta, asamblearia, austera y transparente.

Más información