Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España protesta ante Maduro por sus ataques contra Aznar

Exteriores convoca al encargado de Negocios de Caracas en Madrid después de que el presidente venezolano tachara a Aznar de "asesino"

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una imagen de archivo.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una imagen de archivo. EFE

Esta vez el Gobierno español no ha querido pasar por alto el último exabrupto del presidente venezolano Nicolás Maduro. Después de que el sucesor de Chávez tachara de “asesino” al expresidente José Maria Aznar y le culpara de la muerte de 1.200.000 iraquíes, por haber apoyado la invasión de Irak en 2003, el Ministerio de Exteriores convocó ayer tarde al encargado de Negocios de Venezuela en Madrid para “pedirle explicaciones por las inaceptables declaraciones” de su presidente. Paralelamente, Moncloa difundió un comunicado en el que deploraba “las lamentables declaraciones” de Maduro y subrayaba “su total apoyo y solidaridad” con Aznar. “Este tipo de descalificaciones, falsedades y calumnias sobre autoridades y líderes políticos españoles son, desgraciadamente, demasiado frecuentes por parte del Gobierno de Venezuela. Son injustificadas, carentes de fundamento e impropias de los profundos lazos de amistad que han unido a nuestros países”, añadía.

El incidente tensa aún más las relaciones entre Madrid y Caracas, que ya estaban bajo mínimos después de que Maduro llamara a consultas en noviembre pasado a su embajador en Madrid, Mario Isea, en represalia por la decisión de Rajoy de recibir —como presidente del PP y no del Gobierno— a la esposa de Leopoldo López, líder opositor venezolano encarcelado, cuya libertad pidió a través de twitter. Debido a la ausencia del embajador venezolano, Exteriores tuvo que convocar ayer al encargado de Negocios, que fue recibido durante unos 15 minutos por el secretario de Estado para Iberoamérica, Jesús Gracia, quien le trasladó su “enorme malestar”.

Hasta ahora, el Gobierno español había preferido pasar por alto los ataques de Maduro, para preservar los intereses de las empresas españolas y de los casi 200.000 españoles que residen en Venezuela, pero esta vez ha reaccionado con contundencia, incluso con un insólito comunicado de Moncloa, quizá porque Rajoy no podía defender a Aznar menos de lo que lo hicieron el presidente Zapatero y el rey Juan Carlos en la Cumbre Iberoamericana de Chile en 2007, cuando el segundo espetó a Hugo Chávez el famoso “¿por qué no te callas?”.

Maduro no fue precisamente diplomático. “Ya no les basta haber destruido Irak, 1.200.000 muertos en Irak por culpa de Aznar, el asesino de España, sangriento asesino de España, el expresidente español Aznar”, clamó el viernes durante un acto en el Palacio de Miraflores. “Asesino, le digo, porque él es responsable de la muerte de 1.200.000 iraquíes, porque él promovió la guerra con [el entonces presidente estadounidense George W.] Bush”, añadió.

Maduro no acudió a la reciente cumbre iberoamericana en Veracruz (Mexico). Envió en su lugar al vicepresidente Jorge Arreaza, pero este no se reunió con el canciller español, José Manuel García-Margallo, ni con Rajoy. Preguntado por sus malas relaciones con Maduro, Rajoy se limitó a contestar: “A mí me gusta la democracia”.

Más información