_
_
_
_

El juez decidirá antes de Nochebuena si sienta a la Infanta en el banquillo

Castro evitar contestar a doña Cristina sobre la 'doctrina Botin'

Palma de Mallorca -
La Infanta, tras conocer los escritos de calificación de la fiscalía.
La Infanta, tras conocer los escritos de calificación de la fiscalía.

Antes del 25 de diciembre, Navidad, el juez José Castro tiene previsto dictar el auto de apertura del juicio oral del caso Nóos, si no se le atasca el análisis de los cientos de folios de los escritos de acusación. El instructor ha dado traslado a las partes la alegación presentada ayer por la defensa de la infanta Cristina solicitando, ahora, el archivo de la causa, en aplicación de la llamada doctrina Botin.

El juez no contestará directamente la petición de la hermana del Rey ni abrirá un capítulo directo de debate sobre este asunto sino que resolverá de manera conjunta todas las peticiones en el auto final, con respuesta a los seis escritos de acusación que recibió el día 9 de diciembre.

Más información
La Infanta reclama que se le aplique la ‘doctrina Botín’
El juez contradice al fiscal y niega que la Infanta esté indefensa
La Infanta entregará “de forma inmediata” los 600.000 euros
Manos Limpias pide para la Infanta ocho años de cárcel y dos millones
El fiscal ve a la Infanta indefensa e implicada por una sospecha

Castro da cuenta en una providencia del escrito registrado por los abogados de Cristina de Borbón pidiendo el sobreseimiento para ella de las dos acusaciones por delito fiscal. La defensa entiende que sin acusación de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado es imposible que sea juzgada. También ha reclamado el archivo de su imputación la defensa del vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau (PP), cuestión que queda pendiente de estudio y resolución.

Tan solo el pseudosindicato ultra Manos Limpias acusa a Cristina de Borbón. Además del ministerio público y el Letrado del Estado que representa a Hacienda se abstienen de acusarla la abogacía de la comunidad autónoma de Baleares, el grupo del PSPV PSOE del Ayuntamiento de Valencia. Por su parte la abogacía de la Comunidad Valenciana ejerce la acción civil en nombre de la empresa pública Ciudad de las Artes.

En estas circunstancias la defensa de la infanta (Miquel Roca en Barcelona y Jaume Riutord en Palma) pidió al juez Castro la aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) y de la doctrina Botín, fijada por el Tribunal Supremo en 2007, en virtud de la cual la acusación popular no está legitimada en solitario para sentar a alguien en el banquillo por dichos delitos fiscales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La defensa de la infanta considera que la situación de doña Cristina en el caso Nóos no es sustancialmente distinta de la que tuvo lugar cuando el Tribunal Supremo estableció la llamada "doctrina Botín", por lo que cabe esgrimirla como precedente para pedir que se archive el caso para ella.

Los abogados de doña Cristina apelan a dicha doctrina para pedir el sobreseimiento de las actuaciones contra ella al juez José Castro, según figura en el escrito que registraron ayer, al día siguiente de que las partes acusadoras entregaran sus conclusiones determinando a quién acusan, de qué delitos y qué penas piden en el marco del caso Nóos, y de que solo el sindicato Manos Limpias haya mantenido la acusación contra la infanta y le pida 8 años de cárcel.

"Yerra, pues, y mucho, la opinión, sostenida en los medios de comunicación y algunos medios jurídicos, de que el caso concurrente en el presente procedimiento es distinto del planteado en la STS 1045/2007, de modo que esta no podría esgrimirse como precedente aquí", aseguran los abogados de la infanta en su escrito, en relación con la doctrina Botín. Según los abogados, "la realidad es tozuda e indica que uno y otro caso no son sustancialmente distintos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_