Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manos Limpias pide para la Infanta ocho años de cárcel y dos millones

El sindicato ultra es la única acusación que pide pena de prisión para Cristina de Borbón

La Infanta en los juzgados de Palma de Mallorca, el 20 de febrero. Ampliar foto
La Infanta en los juzgados de Palma de Mallorca, el 20 de febrero.

El sindicato ultra Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso Nóos, reclama para la infanta Cristina multas que ascienden a 2.022.861 euros por contribuir supuestamente a que su marido, Iñaki Urdangarin, defraudase a Hacienda a través de Aizoon, empresa de la que ambos son copropietarios. La acusación ha confirmado, además, su petición de ocho años de cárcel para la Infanta, a la que quiere sentar en el banquillo como presunta cooperadora necesaria de dos delitos fiscales.

Así consta en el escrito de acusación que el pseudo sindicato ha presentado este martes, en el que defiende que Cristina de Borbón "sabía que todo lo que estaba haciendo era ilegal, pero aún así hizo como que miraba para otro lado". "Pero eso sí, manteniendo viva su mercantil Aizoon a pesar de las advertencias de ilegalidad que pesaban sobre la misma" empresa, utilizada por Urdangarin en sus negocios, abunda.

Manos Limpias es la única acusación que pide cárcel para la Infanta. La letrada de la organización sostiene que, con su actuación, la hermana del Rey Felipe VI permitió que Aizoon "sirviera de instrumento para la comisión delictiva" con el desvío de dinero público.

La empresa del matrimonio está considerada una de las sociedades "pantalla" que integraban el entramado urdido en torno al Instituto Nóos para que Urdangarin y su exsocio Diego Torres pudieran apoderarse supuestamente de los fondos públicos de las Administraciones con las que contrataban, especialmente en Baleares y la Comunidad Valenciana.

De hecho, la mercantil llegó a nutrirse de forma presuntamente irregular de más de un millón de euros de la trama Nóos, al tiempo que, a través de la empresa, las acusaciones apuntan a que Urdangarin defraudó hasta un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF de 2007 y 2008.

Una defraudación que el esposo de la infanta Cristina llevó a cabo, con la "necesaria colaboración" de su mujer, según Manos Limpias, al facturar a través de Aizoon, como si de rendimientos de actividades económicas se tratasen, y no personales, las retribuciones que cobró de numerosas entidades privadas de las que era consejero asesor, y de este modo tributar menos en su declaración de la renta.

En este sentido, el sindicato argumenta que "existió un acuerdo previo entre el duque de Palma y la Infanta en virtud del cual "habrían convenido que el dinero que las rentas del trabajo del señor Urdangarín y percibidas por Aizoon fuera para los socios por mitad, y por eso Aizoon factura y no el señor Urdangarín como persona física".

"De ahí la razón por la que la Infanta fuera socia al 50% de Aizoon, cuando dicha sociedad perfectamente podía haber sido constituida de forma unipersonal", sostiene Manos Limpias.

Más información