Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¡Hay Salida! a la violencia de género

Queremos que no escondáis vuestra experiencia, que denunciéis, que pidáis ayuda

Un año más conmemoramos el 25 de noviembre con la necesidad de seguir trabajando contra la violencia que sufren muchas mujeres por el hecho de serlo. Condenamos y lamentamos la muerte de cada una de las 45 víctimas en este 2014. También la situación de los 33 menores que se han quedado sin madre y que sufren esta violencia.

El Gobierno tiene la voluntad de romper con la inercia histórica, que no cabe ya en esta España que avanza dejando atrás cargas que nos avergüenzan, como la violencia contra las mujeres.

Enfrentarse a la violencia de género implica luchar contra reminiscencias de un pasado machista

Enfrentarse a la violencia de género implica luchar contra reminiscencias de un pasado machista. Sus consecuencias se manifiestan en las más de 750 víctimas que desde el año 2003 han muerto asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. No solo las tenemos presentes a ellas, también a las que aún siguen atrapadas en el círculo de la violencia, a las que tienen miedo de denunciar y a las que ni siquiera se dan cuenta de que están siendo maltratadas. A todas os pedimos: ¡Cuéntalo!, ¡Hay Salida!, en la nueva campaña del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Especialmente queremos dirigirnos a las jóvenes para que entendáis que la dominación y el control nada tienen que ver con el amor y para detectar los primeros signos de violencia en una relación.

Queremos que no escondáis vuestra experiencia, que confiéis en el entorno, en vuestras familias y amigos, en los profesionales, que denunciéis, que pidáis ayuda a través del 016.

No debéis permanecer calladas. No permitáis que vuestros hijos sean testigos y víctimas de desprecios y maltrato de vuestras parejas. Que el malestar y el miedo se apodere de vuestras vidas.

Especialmente queremos dirigirnos a las jóvenes para que entendáis que la dominación nada tiene que ver con el amor

A las familias desorientadas, que intuyen una situación de crisis sin entender lo que les pasa a sus hijas, les pido también fortaleza para buscar ayuda.

Aspiramos a mejorar la conciencia social sobre estos delitos. Para que nadie tome a cada víctima como un suceso más, sino como la trágica evidencia de la desigualdad que empaña el presente.

Queremos avanzar hacia una sociedad en la que los principios constitucionales de igualdad y no discriminación por razón de sexo sean una realidad. La violencia de género nos afecta a todos, mujeres y hombres, en nuestra dignidad y libertad.

Desde el Gobierno trabajamos con determinación y todos los medios posibles para erradicarla.

En los últimos tres años hemos impulsado una política de Estado integral, uniendo fuerzas, dando participación a los profesionales e implicando a toda la sociedad.

La Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, aprobada en 2013, es el instrumento vertebrador de todas nuestras actuaciones.

En 2015, aumentamos el presupuesto para luchar contra esta violencia, multiplicando por tres el destinado a sensibilización. Además, dedicaremos un millón de euros a planes personalizados de protección de las víctimas.

Ahora, en el décimo aniversario de esta ley, queremos analizarla en profundidad, modificándola en las cuestiones necesarias para mejorar sus resultados

Queremos usar todos los recursos disponibles, también las nuevas tecnologías. La aplicación Libres informa guía y ayuda a las víctimas, pero también a cualquier persona cercana a ellas.

Consideramos, además, que el empleo es clave para que las víctimas empiecen una nueva vida. Por ello, hemos adoptado medidas para impulsarlo y, a través de la Alianza de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género, multiplicamos por siete sus contratos en los últimos dos años.

Ganar la batalla contra esta lacra es una responsabilidad compartida. Queremos contar con el máximo apoyo de partidos políticos, agentes sociales y económicos para ello.

Es preciso recordar y potenciar el consenso con el que se han puesto en marcha la Ley Reguladora de la Orden de Protección en 2003, que dio por primera vez una respuesta global para este fenómeno, y La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género de 2004.

Queremos contar con el máximo apoyo de partidos políticos, agentes sociales y económicos para ello

Ahora, en el décimo aniversario de esta ley, queremos analizarla en profundidad, modificándola en las cuestiones necesarias para mejorar sus resultados.

A este Gobierno le preocupa cada mujer víctima, cada niño y niña que pueda sufrir la violencia que ahoga a sus madres. Nos preocupa la deriva de este fenómeno en la juventud, la posibilidad de que actitudes sexistas que creíamos superadas amenacen a nuestros jóvenes.

Y, precisamente por ello, consideramos esencial trabajar para combatirla desde edades tempranas. Así, en la reforma educativa, el rechazo a la violencia de género es un principio que se aplica, de forma transversal, desde Primaria.

Además, la reforma del Código Penal mejorará la regulación de delitos de trata de seres humanos, y tipificará otros nuevos, para reforzar la protección de las víctimas.

Vamos a continuar trabajando con determinación y esperamos contar con el apoyo de todos para terminar con la violencia. Que nuestro mensaje llegue a la sociedad, en especial a las víctimas, junto con la más enérgica condena a los maltratadores.

Ante la violencia de género, ¡Hay Salida!

Ana Mato es ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.