Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cooperante repatriada desde Malí sigue sin síntomas

Los análisis realizados a la médico han dado negativo. Seguirá ingresada hasta que se cumplan los 21 días de periodo máximo de incubación del ébola

La médico de MSF entra en el hospital Carlos III de Madrid.
La médico de MSF entra en el hospital Carlos III de Madrid. Getty Images

La cooperante de Médicos sin Fronteras (MSF) repatriada a España desde Malí por riesgo de contagio de ébola sigue sin síntomas cuatro días después de haberse pinchado accidentalmente con una aguja en contacto con material contaminado por el virus. Así lo han confirmado fuentes del hospital Carlos III de Madrid donde permanece ingresada en observación.

La médico, de la que apenas han trascendido datos personales, fue trasladada desde Malí en un avión medicalizado que la ONG Médicos sin Fronteras (MSF) fletó el jueves y que aterrizó el viernes en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). De allí fue trasladada al Carlos III, en concreto a la sexta planta, la misma en la que fallecieron dos misioneros por ébola y donde estuvo ingresada también la auxiliar Teresa Romero.

La organización decidió poner en marcha su traslado después de que la sanitaria sufriera un “contacto de alta exposición”, según explicó a EL PAÍS Joan Tubau, director general de la ONG. La sanitaria, de la que solo se sabe que es de origen navarro y joven, se pinchó en la madrugada del jueves al viernes con una aguja que había estado en contacto con material contaminado de un enfermo de ébola, “pero no con la sangre del paciente”, precisó Tubau. "Una buena noticia”, añadió, porque la carga viral es mucho menor.

En la madrugada del sábado se cumplieron las 48 horas desde el contagio. Ese es el periodo en el que el virus del ébola, aunque esté presente, no da la cara. Un análisis daría negativo en ese periodo. A partir de entonces, las pruebas ya pueden detectar si existe infección. Sin embargo, un resultado negativo no descarta la presencia de ébola, puesto que este virus tiene un periodo máximo de incubación de 21 días.

El sábado también se cumplieron los 21 días de la última exposición del personal sanitario del hospital Carlos III de Madrid que atendió a Teresa Romero. La vigilancia activa, por tanto, terminó el pasado 22 de noviembre, sin que ninguno de los trabajadores haya presentado síntomas. Mañana martes 25 finalizará el seguimiento del personal que realizó labores de limpieza en la habitación y un día más tarde, el miércoles 26, para los miembros de la empresa de biodescontaminación, según han confirmado a Europa Press desde el centro madrileño, donde este viernes ha sido ingresada la cooperante repatriada desde Mali ante el riesgo de un posible contagio.

La médico repatriada desde Mali permanecerá en observación durante los 21 días que dura la incubación.

Por otro lado, un médico italiano que trabajaba atendiendo a pacientes con ébola en Sierra Leona para la ONG Emergency ha contraído el virus y será trasladado en las próximas horas a Italia, donde se le ingresará en el Instituto Nacional para las Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani, en Roma, según ha informado el Ministerio de Sanidad en un comunicado.

Según la nota, la noticia del contagio del médico, del que no se ofrece su identidad, se tuvo el 16 de noviembre e inmediatamente se activó la unidad de crisis del Ministerio de Exteriores y de la aviación militar para poner en marcha el traslado a Italia.

Más información