Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 400 inmigrantes intentan un nuevo salto de la valla de Melilla

La presión migratoria en la ciudad autónoma ha sido intensa en cuatro puntos distintos

Unos 400 inmigrantes han intentado acceder a la ciudad autónoma de Melilla de forma irregular saltando la valla fronteriza por distintos puntos de forma simultánea e intentando esquivar el dispositivo de seguridad desplegado por las fuerzas auxiliares marroquíes y la Guardia Civil a ambos lados de la frontera, reforzada por un helicóptero del instituto armado.

El intento de salto se ha registrado en torno a las cinco de esta madrugada, por la zona conocida como Villa Pajares, próxima a la frontera de Beni-Enzar. En torno a unos 70 inmigrantes lograron llegar hasta la valla, pero solo uno de ellos consiguió superarla.

Posteriormente a las 5.20 de la madrugada, otro grupo, de unos 200 subsaharianos aproximadamente, ha logrado acercarse a la valla por el sector limítrofe con la zona marroquí conocida como del Zoco el Had. Estos también han querido cruzar el paso fronterizo de la ciudad autónoma a través del barrio chino, donde una treintena de porteadores marroquíes aguardaban a que se les permitiese el paso a Melilla para portear los grandes fardos. No obstante, debido a la cooperación de las fuerzas de Marruecos, ninguno de ellos consigue siquiera protagonizar un intento de salto.

A partir de las seis de la mañana comienza la actividad comercial en los puestos fronterizos de Melilla lo que dificulta el control de un salto en esos puntos. Esta vez la presión migratoria sobre este perímetro ha sido intensa en puntos distintos. La Policía Nacional y la Guardia Civil han bloqueado el acceso de los inmigrantes, mientras realizaban el control documental de los marroquíes. Los porteadores se han enfrentado a los inmigrantes lanzándoles piedras para evitar que pudieran llegar a la frontera. Una verdadera lucha por la supervivencia de los intereses de cada uno: el de los porteadores para transportar sus mercancías, y el de los inmigrantes para pisar el suelo español. Precisamente han sido los propios porteadores los que se han enfrentado a los inmigrantes impidiéndoles la entrada. Esto ha sido “un caos, muchos, muchos inmigrantes, nosotros (porteadores marroquíes) y la policía marroquí, ..mucha tensión ”, relata un porteador, que esperaba, ya más tranquilo, la llegada de la furgoneta para transportar los fardos al otro lado de la frontera.

El último intento de salto de la valla se registró el 31 de octubre

Otro grupo formado por al menos 150 inmigrantes han intentado saltar la valla por la zona comprendida entre el cementerio musulmán, donde Marruecos no ha instalado su perímetro, y el aeropuerto. El último intento se ha registrado sobre las ocho de la mañana en la zona del paso fronterizo de Farhana, cerca del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), donde algunos subsaharianos han salido a la puerta a la espera de si llegaban antiguos compañeros de los campamentos del monte Gurugú.

La Guardia Civil se mantiene en alerta, junto con su helicóptero que sobrevuela los diez kilómetros de perímetro fronterizo, por si los inmigrantes que han sido dispersados por las fuerzas de seguridad vuelven a intentan saltar la doble valla que separa Melilla de Marruecos.

El intento de salto de este lunes es el primero que se registra en el mes de noviembre, tras un total de 12 que se sucedieron en el pasado mes de octubre. El último se registró el 31 de octubre, cuando 300 inmigrantes trataron de acceder a Melilla de forma clandestina y ninguno lo consiguió. La Guardia Civil mantiene cortado el tráfico por la carretera de circunvalación, donde tiene desplegados numerosos vehículos y agentes. Melilla vive una intensa presión migratoria desde hace varios meses, aunque hacía más de dos semanas que no vivía ningún intento de entrada a través de la valla. Con el de hoy ya son 64 los intentos de salto contabilizados en lo que llevamos de año. En ellos han participado más de 14.000 inmigrantes de origen subsahariano, de los que unos 2.000 han logrado superar el dispositivo antiintrusión.