Rajoy busca en el G20 aire político frente a las tensiones en España

El presidente abrirá las sesiones de trabajo en Australia para explicar las “impresionantes reformas españolas”

El presidente español, Mariano Rajoy, a su llegada a al aeropuerto de Brisbane (Australia).
El presidente español, Mariano Rajoy, a su llegada a al aeropuerto de Brisbane (Australia).EFE

Hace un par de años, salir de España era casi una tortura para Mariano Rajoy. Periodistas y mandatarios que le preguntaban por el rescate, malas noticias económicas casi siempre en pleno vuelo, y una sensación constante de ser el problema de Europa y del mundo. “Le veo bien, mucho mejor de lo que imaginaba”, le llegó a decir medio en broma medio en serio en 2013 el presidente chileno, Sebastián Piñera. Rajoy no sabía qué cara poner. Pero ahora, mientras en España arrecian las críticas internas y externas por su gestión de los escándalos de corrupción y del problema catalán, Rajoy encuentra en los viajes casi una liberación. El presidente arranca hoy el G20 en Brisbane (Australia), la tercera reunión de este tipo en la que participa, una cita en la que espera ser protagonista pero por el lado positivo: España está creciendo más que sus socios europeos, aunque sigue siendo muy poco e insuficiente para lograr una gran reducción del paro. Ninguno de sus colegas le hablará aquí de los asuntos que en España hunden su imagen.

Más información
Guindos advierte de que España no es inmune a la desaceleración de la eurozona
El G20 hace frente a los excesos fiscales
El G-20 se atasca en el empleo
La OCDE ve riesgo de “crecimiento cero” si el BCE no actúa

El discurso de Rajoy, por expreso deseo de la presidencia australiana, será el que arranque la primera sesión de trabajo de hoy, una cita con 25 presidentes y primeros ministros, entre ellos todos los más relevantes del planeta. En la nota de prensa de La Moncloa se asegura que Rajoy interviene el primero “ante el interés demostrado por los líderes del G20 en el impresionante programa de reformas y de empleo de España”. El Gobierno español asegura que ese término es el que ha empleado la presidencia australiana.

Uno de los peores momentos del Gobierno de Rajoy y de Luis de Guindos como ministro de Economía llegó precisamente en un G20, en Los Cabos (México), en 2012, cuando la prima de riesgo pasó por primera vez de los 600 puntos el día que ambos aterrizaron y los dos hicieron esfuerzos ante la prensa por disimular el abismo sobre el que caminaban. Ahora, Rajoy reivindica que España, según los datos de ayer de Eurostat, es con Grecia el país que más crece de la eurozona, pese a sus modestos datos. Rajoy reivindicará esos datos frente a la recesión de Italia, por ejemplo, o el frenazo de Alemania.

España crece más que sus socios europeos, aunque sigue siendo poco para lograr una gran reducción del paro

Aún así, Europa será de nuevo protagonista negativa y el presidente de EE UU, Barack Obama, está ultimando una cita el domingo con los cinco grandes países de la UE (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España) para hablar de la situación de frenazo de la zona euro. EE UU y el Reino Unido, con políticas monetarias completamente distintas a las del BCE, han logrado una recuperación mucho más fuerte que la de la eurozona. EE UU crece al 2,6% y la eurozona al 0,9%.

Rajoy reivindica que España, según datos de ayer de Eurostat, es con Grecia el país de la eurozona que más crece

Rajoy se ha mostrado hasta ahora como aliado fiel de Angela Merkel y su apuesta por la austeridad, pero en el Gobierno español no se oculta que sería bienvenido cualquier intento de Obama o de otros para convencer a la canciller de que haga una política económica más expansiva en Alemania. La UE también será protagonista por la presencia en Brisbane de Jean Claude Juncker, recién nombrado presidente de la Comisión Europea. El escándalo por los acuerdos con grandes empresas para eludir impuestos en Luxemburgo tiene a Juncker contra las cuerdas. Precisamente el G20 ha sido un centro de discusión constante sobre la manera de acabar con los paraísos fiscales, hasta ahora sin grandes avances.

Rajoy aprovechará su visita también para buscar alguna buena noticia que ofrecer, aunque sea en el extranjero, ya que en España su Gobierno y su partido viven un sobresalto tras otro con enorme deterioro de imagen, hasta el punto de que el 86,6% de los españoles, según el CIS, confían poco o nada en el presidente. En Brisbane, Rajoy acudirá a reivindicar lo que en su opinión es una de las mejores cartas de presentación de la marca España: las grandes multinacionales españolas, en especial de obra pública. Rajoy visitará un túnel de una autopista de entrada a Brisbane que ha costado unos 1.300 millones de euros y ha sido realizado por un consorcio liderado por Acciona, que acaba de conseguir otro contrato para hacer el tren ligero en Sidney.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS