Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El constructor que siempre se encontraba a un alcalde

David Marjaliza compró y revendió chalés y terrenos al ex secretario general del PP de Madrid

David Marjaliza es una de las presuntas piedras angulares sobre las que gravita la Operación Púnica. Este constructor, hijo también de otro integrante de este gremio de Valdemoro, fue expulsado de Nuevas Generaciones —la sección juvenil del PP— a finales de los años noventa por supuestas "prácticas ilegales", según fuentes de este partido. "Nunca me gustó. Y cuando descubrimos lo que estaba haciendo, le echamos", afirma un destacado dirigente popular de aquella época que no quiere dar más detalles.

No obstante, y a pesar de su expulsión, Marjaliza siguió frecuentando las sedes del partido, en especial la de Valdemoro, donde Francisco Granados ya gobernaba el Ayuntamiento. "Siempre estaba allí. Lo hacía en condición de simpatizante", explican otras fuentes consultadas. Estuviese o no dentro del partido, Marjaliza llegó a ser concejal del PP por Valdemoro en 1995.

Y es que su relación con Granados viene de lejos. En 2003, este –que entonces era secretario regional del PP de Madrid y consejero de Presidencia de la Comunidad— y José Miguel Moreno Torres, regidor de Valdemoro, también del PP, vendieron en marzo de aquel año sus contiguos chalés de Marbella a una inmobiliaria de Marjaliza. Ambos dirigentes adelantaron 33.000 euros por una vivienda que valía 200.000 y decidieron subrogarse en el constructor y recuperar el dinero invertido. Marjaliza, Granados y Moreno son amigos desde su juventud.

En octubre de 2007, Granados vendió también cuatro de las cinco parcelas que poseía junto con su esposa en el sector R-2 Canto Negro de Valdemoro por 1,44 millones de euros. El comprador fue otra vez su amigo Marjaliza.

El Partido Popular siempre ha sospechado que Marjaliza fue quien pagó los informes del presunto espionaje sobre el presidente regional, Ignacio González (PP), pero este extremo no ha podido ser acreditado hasta el momento.

Marjaliza es presidente, representante, socio único y consejero mancomunado de casi un centenar de empresas relacionadas con el sector inmobiliario. Y, sobre todo, amigo de Granados.

Más información