Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una segunda empresa tuvo relación con el chalé del ‘pequeño Nicolás’

Edhinor, una constructora que trabaja para las administraciones y que actualmente realiza la Ciudad de la Seguridad de Madrid, hizo las gestiones para el alquiler del chalé

Francisco Nicolás Gómez Iglesias el día de la ceremonia de proclamación de Felipe VI.
Francisco Nicolás Gómez Iglesias el día de la ceremonia de proclamación de Felipe VI.

Una de las grandes incógnitas del extraño caso de Francisco Nicolás Gómez Iglesias ha quedado, en parte, despejada en las últimas horas. El chalé de El Viso de 700 metros cuadrados donde el presunto estafador se reunía con empresarios y realizaba fiestas con sus amigos, fue alquilado por Asistencia y Consultores de Obras SL (ACO) una pequeña constructora radicada en Alcorcón que, según ellos mismos, se dedican a las reformas y obras y cuentan con cuatro trabajadores. Según ha explicado a EL PAÍS su gerente, la constructora fue víctima de un engaño por parte del Francisco Nicolás, que prometió conseguir contactos a dicha firma y se aprovechó del nuevo edificio que acababan de alquilar en El Viso para recibir a nuevos clientes.

Pero hay más elementos en esta historia. Otra empresa mucho mayor y dedicada a las obras públicas está vinculada también a esta operación. Según fuentes del caso, responsables de Edhinor, la constructora que, entre otros contratos públicos, ganó el concurso el pasado mes de julio para la Ciudad de la Seguridad el Ayuntamiento de Madrid en la Casa de Campo, fueron quienes hicieron las primeras gestiones para el arrendamiento del chalé. Esta firma, para la que Francisco Nicolás aseguró a varias personas que trabajaba, vendió hace un tiempo una de sus filiales a la empresa de ACO y había formado en otra ocasión una UTE junto a Andobras, una constructora actualmente en liquidación y perteneciente al mismo grupo que la pequeña empresa de Alcorcón.  Edhinor rehusó ayer hacer ningún comentario sobre estas vinculaciones y niega tajantemente su relación profesional o laboral con Francisco Nicolás y con el chalé alquilado.

La historia del inmueble, según el responsable de ACO, se remonta a junio de 2013. Fue entonces cuando se buscó un lugar donde instalar unas oficinas para recibir a nuevos clientes y ampliar el negocio. Algo a lo que supuestamente iba a contribuir Francisco Nicolás, a quien un amigo le acababa de presentar, con sus supuestos contactos. En este caso, por ejemplo, el famoso vídeo del viaje a Ribadeo fue utilizado para impresionar al empresario asegurándole que se trataba de un viaje con Teodoro Obiang.

Una vez desplegados sus encantos, el joven pidió la llave y, según este empresario, empezó a frecuentar el chalé con la excusa de mantener reuniones profesionales. Sin embargo, pronto quedó claro que no iba a obtener nada de él y que la casa de la calle Carbonero y Sol 32 estaba siendo utilizada para otros propósitos. Fue a mediados de febrero, explica, cuando decidió rescindir el contrato con tres meses de antelación y abandonar el chalé donde el chico ya se había incluso empadronado. Francisco Nicolás insistió entonces en quedárselo él, pero en ningún momento dio el paso para poner a su nombre el alquiler. Estos días, los acreedores no dejan de llamar a la puerta de la casa para cobrar todas las deudas que dejó el pequeño Nicolás.

Edinhor, la empresa que inició los contactos con la inmobiliaria para el alquiler del chalé se dedica principalmente a la contratación de obras en el sector público. El pasado 3 de julio fue la adjudicataria junto a la empresa Fernández Molina Obras y Servicios SA de la Ciudad de la Seguridad. Al concurso se presentaron 13 empresas y la mesa de contratación estaba presidida por la dirección general de Patrimonio. Dicho complejo, que algunos han dado en llamar el Pentágono de la Casa de Campo, albergará las direcciones generales de Seguridad y de Emergencias y Protección Civil, y de una unidad integral de la Policía Municipal con labores judiciales y de tráfico, así como la Jefatura del Cuerpo de Bomberos y el Centro Integral de Emergencias. Todo el proceso de adjudicación fue llevado a cabo por la concejalía de Hacienda, cuya titular es Concepción Dancausa, y no contó con la participación de la concejalía de Seguridad. El valor estimado de la obra es de 12.727.189,56 euros.

Estos días, los acreedores no dejan de llamar a la puerta de la casa para cobrar todas las deudas que dejó el pequeño Nicolás.

El grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Madrid ya ha anunciado que pedirá para la próxima comisión del área de Hacienda todos los contratos de Edhinor con el Ayuntamiento de Madrid. Una relación que se remonta desde a 2007 con la construcción de escuelas infantiles o centros para personas sin hogar. El contrato de la Ciudad de la Seguridad, sin embargo, es el más alto que esta empresa ha logrado hasta la fecha.

Más información