Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para el sucedáneo del 9-N

La Generalitat busca evitar otro recurso a la consulta con un alambicado equilibrio legal

La vicepresidenta catalana, Joana Ortega, con varias urnas del 9-N.
La vicepresidenta catalana, Joana Ortega, con varias urnas del 9-N. EFE

Cuando faltan tres semanas para el 9 de noviembre, la Generalitat trabaja para que la consulta sobre la independencia pueda celebrarse sin infringir la legalidad y no dar argumentos al Gobierno de Mariano Rajoy para que la recurra de nuevo. Se trata de un alambicado equilibrio legal del que no existen precedentes y cuyo desenlace está por escribir.

  • Votantes. Podrán votar los mayores de 16 años residentes en Cataluña y los que se encuentren en esta comunidad el día de la consulta o en alguna de las 14 capitales extranjeras en las que la Generalitat tiene delegaciones u oficinas, como Bruselas, París, Londres, Berlín y Nueva York. También podrán participar los extranjeros, sean comunitarios o no, que acrediten la vecindad catalana con NIE o pasaporte.
  • Colegios electorales. Aún no está decidido, pero es muy probable que estén abiertos de 09.00 a 20.00. Habrá casi 700, la mayoría habilitados en los institutos públicos. La Generalitat ha reclamado a los profesores que colaboren de manera voluntaria. La atribución del colegio electoral se realizará tomando como referencia el domicilio del votante que figure en el DNI, no el real. La dirección y el listado de los colegios se podrá consultar en la web de la Generalitat o llamando al teléfono 012.
  • Autocares y prórroga de 15 días. Las personas con falta de movilidad u hospitalizadas podrán votar hasta 15 días después con un sistema aún por definir, así que el resultado no se conocerá hasta el 25 de noviembre. La Generalitat estudia habilitar autocares para garantizar el voto de los habitantes de municipios sin urnas.
  • Urnas y papeletas. Ya están impresos los cinco millones de papeletas con la doble pregunta (¿Quiere usted que Cataluña se convierta en un Estado? En caso afirmativo, ¿en un Estado independiente?). Las urnas de cartón se están elaborando estos días en los talleres de la cárcel leridana de Ponent, en el marco de las actividades de inserción laboral de los reclusos. El coste va a cargo del presupuesto ordinario de participación ciudadana del Departamento de Gobernación, con la intención de evitar denuncias por malversación de fondos públicos.
  • Voluntarios. Las 6.000 mesas electorales se constituirán con la lista de voluntarios que promueve la Generalitat a través de la campaña que se puso en marcha a las 14.00 del viernes. Al cabo de 48 horas ya se han inscrito 17.521 ciudadanos. Se da por hecho que se superarán los 20.000 que reclamó Artur Mas el pasado martes, cuando anunció la nueva consulta. En cada mesa electoral habrá tres personas designadas por sorteo entre los voluntarios y que no recibirán ninguna retribución, al contrario de lo que sucede en unas elecciones.
  • Registro de votantes. Para sortear el uso de bases de datos oficiales la Generalitat ha creado un registro de votantes que se confeccionará el día de la votación. El ciudadano firmará primero un documento autorizando el uso de sus datos personales y después votará. Cuando lo haga, los datos se introducirán en un ordenador y se vaciarán tras el escrutinio. Los ordenadores no estarán interconectados, lo que retrasará el escrutinio provisional hasta la mañana del lunes día 10.
  • Alcaldes insumisos. Artur Mas reclamó la “colaboración” de los 920 alcaldes que han apoyado la consulta en las últimas semanas con la aprobación de mociones en sus Ayuntamientos. Sin embargo, hay 40 municipios de Cataluña, gobernados por el PSC, que ya han anunciado que no facilitarán el camino. Entre ellos, ciudades como L'Hospitalet de Llobregat, la segunda más poblada de Cataluña, o Cornellà. Tampoco en el caso de Badalona, la tercera ciudad con mayor población y con alcalde del PP, habrá colaboración institucional.
  • Mossos d’Esquadra. Es la policía la que tiene atribuidas las funciones de seguridad ciudadana y, como tal, la policía ordinaria en Cataluña. La Generalitat ha dictado una orden para movilizar a todos los efectivos el 8 y 9 de noviembre como si se tratara de un acontecimiento multitudinario más de los celebrados en las tres últimas Diadas.