Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy anima a Mas a decidir con quién quiere pactar

El presidente del Gobierno ha dado un giro de 180 grados a su discurso

Mariano Rajoy está tranquilo con la situación en Cataluña. Desde que Artur Mas anunció que renunciaba a convocar el referéndum soberanista, y a pesar de que el president ha prometido que habrá urnas y papeletas, Rajoy ha dado un giro de 180 grados a su discurso. Todo es mensaje positivo y ofertas de diálogo para ayudar a que Mas cambie de socios, aunque es él quien debe decidir. A eso le animó Rajoy: "A él le corresponde decir con quién quiere ir, con quién quiere gobernar y cómo quiere hacerlo", dijo mientras dejaba claro que él está dispuesto a ayudar.

Tanto en público como en privado, los miembros del Gobierno consultados trasladan la idea de que la situación está ahora mucho mejor

Incluso se minimiza la posibilidad de que haya urnas el 9-N, algo que el Gobierno aún no ve claro. "No entro en juicios de valor sobre lo que va a pasar el día 9, si se incumple la ley haremos lo mismo que en otras ocasiones, pero hay que esperar. Lo importante es que el Gobierno dijo que el referéndum no se podía celebrar y no se va a celebrar", aseguró Rajoy desde Milán este viernes.

Tanto en público como en privado, los miembros del Gobierno consultados trasladan la idea de que la situación está ahora mucho mejor y hay posibilidades de encontrar una solución, aunque en el fondo depende de Mas. El Ejecutivo, que hace semanas solo trasladaba la respuesta legal, ahora empieza a hablar de política y de la posibilidad de encontrar entre Convergència, en especial la Unió de Josep Antoni Duran, el PSC de Miquel Iceta, con muy buena imagen en La Moncloa, y el propio PP, una salida para que Mas cambie de socios y pueda dejar a ERC, a la que todos temen y con la que acaba de romper.

Todo está listo si Mas decide cambiar de socios. Rajoy lo está deseando, aunque aún no ha llamado a Mas, según explicó este viernes a la prensa, Soraya Sáenz de Santamaría está trabajando para ello -lo admitió públicamente- y el Ejecutivo traslada mensajes que hacen pensar que tiene información de que es posible.

Nadie quiere adelantar las elecciones en Cataluña, ni Mas, ni Duran, ni Junqueras, aseguran fuentes del Ejecutivo. Por eso ahora se trata de ayudar para que Mas tenga una salida y no escuchar a los que, como hizo José María Aznar el jueves, le piden que no negocie. Rajoy agradeció sus aportaciones pero le contestó que él tiene que tomar decisiones. Y la suya de momento es ponérselo fácil a Mas para darle estabilidad. "Lo ideal es que el gobierno gobierne y apruebe los presupuestos", contestó cuando le preguntaron si el PP estaría dispuesto a ayudar tras la ruptura con ERC.

Rajoy ofreció la idea de que hay que pasar página del referéndum y de la batalla entre la Generalitat y el Gobierno y buscar acuerdos. "Hay que acabar con un periodo de inestabilidad que no lleva a ninguna parte y acaba perjudicando al conjunto de los ciudadanos". Para el presidente, después de meses de turbulencias, lo ideal sería que "se comenzase a gobernar pronto porque ya se lleva demasiado tiempo con este tema".