Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fitch pone bajo revisión negativa la deuda de Cataluña

La agencia de calificación advierte que, sin el apoyo del Estado, la deuda de Cataluña pasaría a bono basura

Oficinas de Fitch Ratings en Nueva York.
Oficinas de Fitch Ratings en Nueva York. EFE

La agencia de calificación Fitch ha puesto bajo revisión negativa la deuda de Cataluña y del Instituto Catalán de Finanzas, después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, firmara la convocatoria de un referéndum de independencia para el próximo 9 de noviembre. "La acción de revisión refleja las crecientes tensiones entre el gobierno central y el gobierno regional de Cataluña, siguiendo la convocatoria por este último de una consulta no vinculante sobre el futuro de la región, dentro de España o como país independiente, el próximo 9 de noviembre", aseguraba la calificadora en su nota. 

Fitch mantiene la nota de Cataluña en BBB-, gracias al apoyo que desde marzo de 2013 presta el gobierno central, a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), a las comunidades autónomas que no pudieran acceder por si mismas a los mercados internacionales. "Ese suelo, sin embargo, está sujeto a una relación de cooperación entre las regiones y el gobierno central y Fitch lo considera difícil en el caso de Cataluña en las actuales circunstancias. Fitch cree que Cataluña necesitará financiación adicional del FLA en 2015 y debido a las dificultades de la región para acceder a los mercados de capitales internacionales va a seguir dependiendo en gran medida del FLA para su financiación. Además, es improbable que los inversores internacionales compren bonos emitidos por el gobierno regional dada la actual incertidumbre política", recalca la nota.  En abril, la calificadora elevó la nota de España hasta BBB+.

"Es improbable que los inversores compren deuda de Cataluña en estas circunstancias"

La agencia evaluó la economía catalana el pasado 25 de julio y reconoce que no tenía previsto llevar a cabo hasta 2015 otra revisión, cuyo calendario debe publicarse por adelantado. Pero la regulación europea de agencias de crédito incluye una provisión, alega Fitch, "que nos permite publicar revisiones en situaciones donde hay un cambio material de la calidad crediticia del emisor de deuda que hace inapropiado esperar hasta la siguiente revisión". Fitch espera resolver la revisión en un periodo de "tres a seis meses", dependiendo de la evolución de los acontecimientos. "Si el Estado retira su apoyo a Cataluña, el rating de la región se verá rebajado al menos dos escalones", lo que situaría la deuda catalana a nivel de bono basura.

La calificadora confía en que el gobierno central siga dando apoyo financiero a Cataluña "ya que una suspensión de pagos tendría implicaciones negativas para todas las regiones que intenten acceder a los mercados de capitales, así como para el propio gobierno central. Fitch considera que los acontecimientos de las próximas seis semanas vana complicar la relación entre Cataluña y el gobierno central", subraya.

Más información