Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cannabis y la cocaína son las drogas más habituales en los conductores

El 31% dio positivo en una campaña específica para detectar el consumo de sustancias

Vehículo camuflado de la Guardia Civil para control de velocidad.
Vehículo camuflado de la Guardia Civil para control de velocidad.

Uno de cada tres conductores ha dado positivo en las pruebas de saliva realizadas por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a conductores en la última campaña de la Dirección General de Tráfico para detectar el consumo de drogas al volante. El organismo planea incrementar las sanciones y poner en el punto de mira a los reincidentes —conductores que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo en drogas o alcohol— en la reciente reforma de la Ley de Seguridad Víal.

De las casi 1.000 pruebas de droga realizadas por los agentes de entre el 14 y el 20 de julio pasado, 309 (el 31%) dieron positivo. La DGT concluye, entre otras cosas, que el cannabis (230 casos) y la cocaína (39 casos) son las drogas más habituales. A las personas que dieron positivo se les ha abierto un expediente sancionador por vía administrativa y tres de ellas han sido puestas a disposición judicial al presentar signos evidentes de conducir bajo la influencia de las drogas.

Respecto al alcohol en esta misma campaña, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó 200.197 pruebas de alcoholemia, de las que 2.244 (1,1%) han dado positivo. De esos conductores, 2.054 fueron detectados en controles preventivos, 95 más tras haber cometido una infracción, 80 por estar implicados en un accidente y otros 15 por presentar síntomas evidentes de ingesta de alcohol. Del total de 2.244 conductores, que han dado positivo al test, la DGT ha abierto un expediente sancionador contra 1.906 y a los 338 restantes se les ha instruido diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial. 

La sanción por conducir después de haber ingerido drogas es de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos

La sanción por conducir después de haber ingerido drogas es de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos. En el caso del alcohol se mantiene en 500 euros, excepto si la tasa de alcohol supera el doble de la permitida o si se trata de reincidentes —conductores sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo a alcohol—, pues en estos dos casos la multa alcanza los 1.000 euros.

La Dirección General de Tráfico tiene previsto incrementar de manera progresiva el número de pruebas salivales para la detección de presencia de drogas o alcohol en los conductores. En el último informe de Druid 13, que realiza la DGT, el 12,1% de los conductores elegidos al azar dieron positivo en drogas y alcohol por encima de los límites legales.