Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez reforzará el foro territorial del PSOE en un Consejo Federal

La primera reunión de los líderes territoriales se celebrará en Cataluña

Ignacio Fernández Toxo (izquierda) y Pedro Sánchez durante la entrevista que mantuvieron ayer.
Ignacio Fernández Toxo (izquierda) y Pedro Sánchez durante la entrevista que mantuvieron ayer.

El camino hacia la España federal que propugna el PSOE y que Pedro Sánchez, que será oficialmente secretario general desde el congreso extraordinario que celebrará el partido el próximo sábado, empezará su mandato con una política de gestos dentro del propio partido. En la nueva estructura de dirección de los socialistas, el consejo territorial pasará a llamarse consejo político federal. Quiere dar así más voz a los líderes regionales, los denominados barones.

No será un mero cambio de denominación. El nuevo secretario general tratará de que este consejo federal tenga un contenido como el que debería tener el Senado si se hubiera producido ya su conversión en una Cámara de resolución y decisión de conflictos de una España federal. La primera reunión del organismo se celebrará en Cataluña, como muestra de la preocupación del PSOE por la tensión secesionista. Su composición será la misma que la del actual consejo territorial, con un coordinador, los secretarios generales de todas las federaciones, el primer secretario del PSC, los portavoces parlamentarios del Congreso y del Senado, el responsable autonómico —que ahora se llamará de política federal—, el titular del área municipal y el representante socialista de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que seguirá siendo su actual vicepresidente, Abel Caballero, alcalde de Vigo.

Tras Cataluña, este consejo federal celebrará sus reuniones en distintas comunidades autónomas. Su carácter itinerante no será ajeno en sus primeros meses a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015. Además del conflicto catalán, esas elecciones son prioritarias para los socialistas, que llevarán sus planteamientos federales por toda España. Lo expondrá Sánchez en su discurso del próximo domingo en la clausura del congreso del partido y se lo explicará el lunes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El cambio climático será un área central en la nueva ejecutiva socialista

Sánchez no tendrá que convencer a su partido en la defensa del federalismo, porque así fue acordado en la Declaración de Granada del 6 de julio de 2013. Con el reforzamiento del consejo federal, algunos líderes territoriales dan por sentado que los secretarios generales no formarán parte de la comisión ejecutiva federal, aunque quienes siguen de cerca las conversaciones de Sánchez precisan que eso no está del todo decidido. Puede haber algún líder territorial en la ejecutiva, pero eso sería más la excepción que la regla.

En las últimas horas, Sánchez ha mantenido reuniones con Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos; con César Luena, secretario general de La Rioja, y con Emiliano García-Page, responsable de los socialistas de Castilla-La Mancha. A ninguno de ellos les ha hecho una propuesta concreta. Ni estos dirigentes ni otros secretarios generales le han pedido estar en ese órgano de dirección, aunque ha habido debate sobre si la ejecutiva debe ser un órgano de técnicos, con mucho conocimiento de las áreas que ocupen, o de políticos. Podría darse una combinación de ambos perfiles, señalan en el entorno de Sánchez, al precisar que habrá portavoces parlamentarios de distintas materias que, a su vez, serán miembros de la ejecutiva.

Andalucía estará bien representada: es lo único que de momento se dice. El del portavoz de los socialistas en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, es el nombre más mencionado entre los secretarios generales, sin que haya confirmación oficial. Igual ocurrirá con el PSC, que tendrá una destacada representatividad, “y no solo por la segura presencia de Carme Chacón”, afirman fuentes próximas al líder socialista.

Los interlocutores consultados estiman inútil hacer una lista de miembros de la ejecutiva, con el argumento de que Sánchez no ha verbalizado sus intenciones. Incluso dan por seguro que le queda mucho por completar. Las áreas serán las mismas, aunque habrá una específica de Cambio Climático y Medio Ambiente, que formará parte del núcleo esencial de ese órgano de dirección socialista. A todos los interlocutores con los que se reúne, el líder del PSOE les informa de la relevancia que en sus políticas tendrá el Cambio Climático.

El líder electo pide a Valls un impulso francés para cambiar Europa

La fiscalidad y el empleo son áreas fundamentales para Pedro Sánchez. De ellas habló ayer con el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y con el presidente de la CEOE, Juan Rosell. La pasada semana tuvo un encuentro con el secretario general de UGT, Cándido Méndez. Con los dirigentes sindicales trató de la reforma laboral, y con el presidente de la patronal de la situación económica.

Sánchez terminó ayer su jornada con una entrevista con el primer ministro francés, Manuel Valls, de viaje oficial en España. Sánchez, acompañado por la responsable internacional del PSOE, Elena Valenciano, pidió a Valls el impulso de Francia para cambiar las políticas de la Unión Europea.

Madina quiere reconocimiento a su 36%

Eduardo Madina no quiere nada para él y así se lo dijo a Pedro Sánchez, ganador de la consulta a los militantes sobre quién quieren que sea el nuevo secretario general del PSOE. Pero Madina sí pide reconocimiento político para el 36,19% de los militantes que le votaron para ser líder de los socialistas. Este es uno de los mensajes que le han hecho llegar a Pedro Sánchez personas del equipo de Madina después de la reunión que mantuvieron en la tarde del lunes pasado. Asistentes a la reunión precisan que no van a pedir al nuevo secretario general un número de puestos en la ejecutiva ni en el comité federal equivalente a ese 36%. Sin embargo, consideran que ese resultado debería traducirse en una ejecutiva “de integración”.

De ese cónclave, en el que participaron 25 personas del equipo más cercano al político vasco, salió también un llamamiento a Pedro Sánchez para que el nuevo secretario general tenga una actuación “autónoma y sin cortapisas”, de acuerdo con un modelo de partido abierto y participativo.

Estas peticiones y recomendaciones del equipo de Madina están hechas, no obstante, bajo el rótulo de “lealtad” al próximo secretario general.

“Yo no voy a dar la lata”, aseguró Madina, todavía secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, antes de que votaran los militantes y resultara que no había ganado en la consulta a la militancia. Madina asistirá al congreso federal con pleno derecho a voto por ser delegado por el Partido Socialista de Euskadi. El tercer candidato, José Antonio Pérez Tapias, aún no ha respondido a Sánchez si acepta la oferta, ya rechazada por Madina, de entrar en la nueva ejecutiva.