Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz destaca la eficacia de la ‘malla antitrepa’

El número de agentes en Melilla y Ceuta ha caído un 4,3% desde 2011

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, destacó ayer en Melilla la “eficacia” de la malla antitrepa —que impide meter los dedos para escalar las seis alambradas de seis metros de altura que separan la ciudad española de Marruecos—, alegando que desde su instalación el mes pasado apenas una veintena de inmigrantes ha saltado la valla. Fernández aseguró que, tras trabajar “a destajo”, se ha completado la instalación de la malla a lo largo de nueve kilómetros de perímetro fronterizo.

No obstante, reconoció que hasta ayer habían entrado ilegalmente en Melilla un total de 3.501 inmigrantes, “un 230% más que en el año 2013”. Solo el 28 de mayo saltaron la valla 400 indocumentados, del millar que lo intentaron. El ministro elogió la labor de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía en la vigilancia de la frontera y advirtió de que quien quiera entrar en España debe hacerlo “cumpliendo la ley”, porque “no es pedir mucho que entren por la puerta y no por la ventana”.

Fuente: Congreso de los Diputados.
Fuente: Congreso de los Diputados.

Fernández Díaz aseguró que “la política de inmigración no es de derechas ni de izquierdas, es una cuestión de Estado”, por lo que pidió un pacto entre los grandes partidos. Advirtió de que el tema debe abordarse “con responsabilidad y sin demagogia”, pues de otro modo puede llegar a “perturbar” la convivencia. Aunque el ministro aseguró que se han tomado medidas para reforzar la frontera con Marruecos —como el envío de módulos de intervención rápida del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil o de las Unidades de Intervención Policial—, varias respuestas parlamentarias evidencian que desde que el PP llegó al poder se han reducido las plantillas de ambos cuerpos en Ceuta y Melilla.

En concreto, los efectivos de las Fuerzas de Seguridad del Estado han pasado de 1.171 agentes en 2011 a 1.123 en 2013 en Ceuta y de 1.189 a 1.135 en Melilla. En conjunto, la reducción ha sido de un centenar de policías y guardias civiles, en torno al 4,3%. Ya antes del incremento del 230% en el primer semestre de este año, en 2013 crecieron en un 16% las entradas ilegales de inmigrantes en Melilla, mientras que en Ceuta el aumento fue aún mayor: del 92% por tierra y del 203% por vía marítima. Por el contrario, la llegada de inmigrantes a las costas canarias y andaluzas se redujo un 15%: de 3.805 personas en 299 embarcaciones en 2012 a solo 3.236 en 282 barcas en 2013.

Para Antonio Trevín, portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso, los datos demuestran que la presión migratoria se ha trasladado a Ceuta y Melilla, por lo que resulta “llamativo y escandaloso” que se reduzcan los efectivos policiales en ambas ciudades. El envío puntual de unidades de refuerzo “no es suficiente, porque el problema es estructural y no coyuntural”, argumenta.