_
_
_
_

Londres amplía el contencioso sobre las aguas del Estrecho de Gibraltar

El Reino Unido se queja de que la Armada española actúe a ocho millas al este del Peñón

Miguel González
Fuente: Biblioteca de la Cámara de los Comunes.
Fuente: Biblioteca de la Cámara de los Comunes.EL PAÍS

El Gobierno español cree que su homólogo británico está sobreactuando en el conflicto de Gibraltar, inventando incidentes donde no los hay y creando tensiones innecesarias con un país aliado por razones de política interna. El director general de Política Exterior, Ignacio Ybáñez, recibió este viernes durante media hora al embajador británico en Madrid, Simon Manley, para trasladarle su “más enérgica protesta y malestar” por la forma en que Londres ha tratado el supuesto incidente protagonizado por el patrullero español Tagomago en aguas del Estrecho de Gibraltar el pasado día 16.

El jueves, el Foreign Office convocó al embajador español en Londres, Federico Trillo, para quejarse de la “provocativa” actuación de la Armada española, que habría intentado desviar de su ruta a dos buques con origen o destino en el puerto de Gibraltar que se encontraban en aguas internacionales, lo que a su juicio constituiría una violación de los convenios sobre libertad de navegación y un “cínico intento de perjudicar a la economía gibraltareña”.

Más información
Londres convoca por quinta vez a Trillo para quejarse por Gibraltar
La CE ve avances “positivos” en ambos lados de la verja de Gibraltar
El Parlamento británico pide “firmeza” ante España en el conflicto de Gibraltar
La Guardia Civil se encara con patrulleras del Peñón que acosaban a tres pesqueros
Exteriores avisa a Londres de la especial gravedad del último incidente en el Peñón

El Ministerio español de Asuntos Exteriores aseguró que lo que el Reino Unido calificaba como “incidente” no fue en realidad sino la actuación rutinaria de un buque de la Armada española en sus aguas de soberanía. “El Plan Permanente de Vigilancia y Seguridad Marítima establece que los buques de pabellón extranjero fondeados, parados o cuyos movimientos no se ajusten a patrones de navegación convencionales, y por tanto vulnerando el derecho de paso inocente, sean invitados a salir de aguas territoriales”, explicó el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en una nota.

Los barcos que fueron invitados a abandonar la zona por parte del patrullero Tagomago eran el granelero Sfakia Wave, con bandera chipriota, y el gasero Soyo, con pabellón de Bahamas.

Tanto España como el Reino Unido los ubicaron aproximadamente en la misma zona —a 8.5 millas náuticas al este de Gibraltar, según la versión británica, y a entre 7 y 9 millas de la cara levante del Peñón, según la versión española—, la diferencia es que la primera considera que esta área forma parte de sus aguas territoriales y el segundo, de las aguas internacionales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Se trata, en realidad, de un efecto colateral de la disputa sobre las aguas que rodean Gibraltar. España solo reconoce como británicas las aguas interiores del puerto, mientras que Londres extiende su jurisdicción hasta las tres millas al este y sur del Peñón (y hasta la mitad de la bahía de Algeciras). Este es el conflicto ya conocido y el que ha dado lugar a múltiples incidentes entre las patrulleras de la Guardia Civil y de la policía gibraltareña en el último año.

Exteriores cree que el Foreign Office magnifica los incidentes en Gibraltar por razones de política interna

Pero no es el único contencioso que afecta a las aguas del Estrecho. El último encontronazo diplomático ha puesto de manifiesto que Londres no reconoce tampoco la soberanía española en una amplia zona de mar situada entre las tres y las doce millas al Este del Peñón; es en esta área donde se encontraban el Tagomago y los dos buques.

En realidad, el conflicto existe desde hace mucho tiempo (EL PAÍS reproduce un mapa de la versión británica de las aguas del Estrecho que data de 1999). ¿Por qué surge ahora? Madrid cree que Londres actúa por razones de política interna y recuerda el reciente informe de la Comisión de Exteriores de la Cámara de los Comunes que pedía a Cámeron una actitud “más dura” hacia España en el contencioso de Gibraltar. Desde que gobierna el PP, el Foreign Office ya ha convocado cinco veces a Trillo. Ayer, el Ministerio español de Exteriores recordó que convocar al embajador es “un acto muy serio que debe reservarse para situaciones de especial gravedad” y que “las reiteradas convocatorias al embajador de España en Londres por supuestos incidentes que, entre amigos y aliados deberían ser tratados de forma diferente, establece una dinámica diplomática inadecuada”.

El Ministerio de Exteriores aseguró que “es contrario a este tipo de escaladas” pero, al final, hizo lo mismo que el Foreign Office: convocar al embajador británico para quejarse.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_