Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madina sufre la derrota y Pérez Tapias saborea su resultado

El diputado vasco logra el 36% de los apoyos de los militantes

El representante de Izquierda Socialista se muestra más animado con un 15%

Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias aplauden a Pedro Sánchez, felicitado por Alfredo Pérez Rubalcaba.
Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias aplauden a Pedro Sánchez, felicitado por Alfredo Pérez Rubalcaba.

Eduardo Madina guardó anoche silencio. José Antonio Pérez Tapias hizo lo mismo, pero en unas circunstancias que, en su caso, supieron más a triunfo que a derrota. Los dos candidatos a la secretaría general del PSOE, que logró Pedro Sánchez con cerca del 49% de los votos, salieron por la puerta de la sede del principal partido de la oposición, en la madrileña calle de Ferraz, a las once de la noche. Cerca de 20 militantes les esperaban para aplaudirles, pero solo Pérez Tapias, el representante de la corriente minoritaria Izquierda Socialista que consiguió el 15% de los apoyos, se mostró abiertamente animado.

Madina, aparentando tranquilidad tras recabar el 36% de los apoyos, se apartó con el equipo que le acompañó en las últimas semanas. Semanas en las que el mayor error que se le achacó fue el de haber pedido la procedencia de los avales obtenidos por los aspirantes, y uno de los mayores aciertos, haberse mostrado muy seguro y haber ganado el debate electoral del lunes pasado. Madina, que entró quizá tarde en la campaña real por la secretaría general, confiaba en que los más de 125.000 militantes que este domingo votaron al líder del PSOE eligieran con un criterio distinto al utilizado para los avales.

Minutos antes de las once de la noche, tanto él como Pérez Tapias habían acompañado al aspirante ganador en su primera comparecencia como líder de los socialistas in péctore. Junto a los tres, el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, agradeció a todos el trabajo llevado a cabo durante la campaña. “Quiero agradecer a Edu y a José Antonio la magnífica tarea, el magnífico trabajo que han desarrollado. Quiero agradecérselo especialmente, porque era muy importante para el PSOE”, enfatizó Rubalcaba.

Una de las palabras más repetidas ayer por los dirigentes del PSOE fue “unidad”. Ya por la noche, tras conocerse los resultados, el propio Sánchez concretó el concepto y ofreció a Madina y a Pérez Tapias entrar en la dirección. “Voy a ser el secretario general de la unidad, y voy a contar con Eduardo y con José Antonio para reforzar esa unidad”, dijo.

Esa misma idea fue la que había expresado hasta ayer Madina. El sábado aseguró que su intención era la de conformar una ejecutiva de “renovación, de integración y de unidad”, con la incorporación de “todo el peso político que el PSOE tiene y a sus principales referentes”, informa Europa Press. Anoche Madina no habló públicamente. Felicitó a Pedro Sánchez y a los militantes a través de su cuenta de Twitter, flanqueó al ganador y se fue. No obstante, horas antes, tras depositar su voto en Deusto (Bilbao), había considerado que con la elección del nuevo líder del PSOE, se escribía “la primera línea de uno de los capítulos que se estudiará como uno de los más exitosos y emocionantes de la historia del PSOE”. Un capítulo que, según aseguró, “cambiará su historia”.

También se había mostrado convencido de que el nuevo procedimiento de elección del secretario general había “venido para quedarse” y que, pasara lo que pasara, suponía “un ejercicio de transparencia y apertura a la sociedad”. “Hemos recuperado el pulso perdido tras las elecciones europeas y hemos iniciado un proceso de fortalecimiento que nos llevará en volandas a un crecimiento electoral y de protagonismo en la vida política del país”, opinó a propósito de las primarias.

La derrota de Pérez Tapias fue distinta. Antes de las ocho de la tarde llegó a Ferraz “animadísimo” tras llegar a Madrid desde Andalucía. Por la mañana votó en Granada, donde se mostró optimista con respecto a la participación, que finalmente benefició su candidatura. “Un porcentaje alto de la militancia se va a volcar en las urnas, con una militancia muy motivada, en muchos casos entusiasmada, porque son conscientes de que son momentos cruciales”, había considerado.