Desarticulada una red de tráfico ilegal de medicamentos

La Guardia Civil detiene a dos personas e imputa a otras 13 por vender fármacos a países europeos

La Guardia Civil ha incautado un almacén clandestino con más de 12.000 envases de medicamentos.
La Guardia Civil ha incautado un almacén clandestino con más de 12.000 envases de medicamentos.Cedida por la Guardia Civil

La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada al tráfico ilegal de medicamentos que enviaba a países de la Unión Europea fármacos que en España se venden a precios tres o cuatro veces inferiores. Dos personas han sido detenidas y otras 13 han sido imputadas por delitos contra la salud pública, contra la hacienda pública y de blanqueo de capitales. En varios registros los agentes localizaron un “almacén clandestino” de medicamentos con más de 12.000 envases y 163.000 euros en metálico.

Más información
La venta de medicamentos falsos es 25 veces más rentable que el narcotráfico
23 detenidos, 13 de ellos médicos, por tráfico ilegal de fármacos
Interior detecta la venta de estimulantes en tiendas de accesorios para hachís
La ONU alerta de los peligros de la venta de medicinas en Internet
Una juez impidió investigar un nuevo caso de tráfico de fármacos en Galicia
Sanidade busca las farmacias que vendían medicamentos a Nupel

La práctica ilegal se conoce como “comercio inverso de medicamentos”, ha explicado esta mañana en rueda de prensa el teniente coronel Luis Peláez. Consiste en comprar a las oficinas de farmacia, que por ley solo pueden dispensar medicamentos al público, grandes cantidades de envases, para después venderlos a países extranjeros a precios “tres o cuatro veces superiores a los de España”, ha afirmado el capitán Gerardo Suárez, que ha dirigido la operación llamada ‘Caduceo’. La red pagaba a las farmacias una especie de comisión que rondaba el 10%. Esta organización tenía un almacén mayorista de medicamentos con sede en Alboraya (Valencia), que a su vez estaba constituida por tres empresas más.

Las farmacias implicadas, unas 50 según han detallado los agentes, justificaban la venta de los fármacos como si se tratara de productos de parafarmacia. A la hora de pedir la devolución del IVA, obtenían, además de la comisión, mayor ganancia puesto que el IVA de los medicamentos es del 4% y la de la parafarmacia, del 10%. También la empresa que después distribuía trataba (envasaba y enviaba) como productos de parafarmacia los medicamentos. El destino de los fármacos era países como Dinamarca, Reino Unido, Bélgica y Holanda, según ha precisado Suárez. Se transportaban por carretera o mediante empresas de paquetería. El valor de los envases encontrados en el registro ronda los 300.000 euros.

Las farmacias implicadas justificaban la venta de los fármacos como si se tratara de productos de parafarmacia

“Estos medicamentos son considerados como falsificados puesto que no conocemos su origen ni sabemos cómo han sido conservados”, ha asegurado Belén Crespo, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). “Algunos de estos fármacos figuran en una circular que impide que salgan del país sin notificación previa para evitar el desabastecimiento. Se trata de antiparkinsonianos, para la leucemia infantil, antiepilépticos, inmunosupresores”, ha añadido. “También hay psicotrópicos, que tienen que cumplir requisitos especiales”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El comercio inverso de medicamentos es una infracción administrativa para las farmacias, no un delito. “Hasta ahora había cierta sensación de alegalidad”, ha afirmado Peláez. “El beneficio les compensaba las multas, pero ahora estamos viendo que estas acciones pueden tener relevancia penal”, ha añadido, y ha apuntado a los efectos de este tipo de comercio: “desabastecimiento del mercado nacional, riesgo para la salud del consumidor final por la forma de almacenamiento y perjuicios para la hacienda pública”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS