Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para el presunto etarra acusado de conspirar para matar a Patxi López

Tomás Madina Etchevarría fue detenido este martes por su vinculación al comando Otazua

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de Tomás Madina Echevarría, detenido en la madrugada del martes en su casa de Galdakao (Bizkaia). El juez le atribuye un delito de pertenencia a la organización terrorista ETA y conspiración para atentar contra el socialista Patxi López cuando éste era Lehendakari vasco.

Madina, que prestó declaración este jueves y negó ante el juez todos los hechos, presuntamente intentó atentar contra Patxi López aprovechando su presencia en un homenaje celebrado en 2010 al inspector de policía asesinado por ETA, Eduardo Puelles. Según explicó el Ministerio del Interior tras su detención, Madina estaba vinculado con el comando Otazua, desarticulado en marzo de 2011, por “ser un experto cazador y tirador, adiestrado en el uso de arma larga, fusil con mira telescópica”. Una práctica que el detenido adquirió durante el servicio militar que realizó en el Cuerpo de Infantería de Marina.

Entre los objetivos del comando terrorista también estaba el entonces consejero de Interior, Rodolfo Ares, aunque el juez todavía debe aclarar si el detenido también conspiró para atentar contra él.

El acto terrorista se frustró porque la cita que ETA había establecido entre el detenido y los miembros legales del comando Otazua para coordinarse no llegó a producirse por problemas en las comunicaciones entre la banda y sus miembros en territorio español.

Fuentes judiciales destacan que en los registros practicados tras su detención se le intervino una mira telescópica que no encaja en ninguna de las tres escopetas incautadas durante la operación y que podría corresponder a un arma no hallada por la policía.

El Ministerio de Interior cree que Madina estaba a las órdenes directas de Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, ATA, detenido en Francia por la Guardia Civil y preso en dicho país tras ser condenado a cadena perpetua. El marco de la operación policial, los agentes registraron varios inmuebles en la provincia de Bizkaia relacionados con el detenido.

Madina ha denunciado insultos y golpes de los agentes que lo trasladaron a Madrid. El juez Velasco ha remitido esa denuncia de malos tratos a la los juzgados de primera instancia e instrucción de Plaza de Castilla (Madrid).