Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REY ABDICA
TRIBUNA

Nuestro mejor embajador

Los empresarios ofrecemos a Felipe VI nuestra absoluta lealtad y colaboración

Muchos son los agradecimientos y alabanzas que ha recibido el Rey en estos días, todos ellos merecidos, pero me gustaría reseñar en estos momentos uno que a los empresarios nos ha traído grandes aspectos positivos y, por ende, a España. Su papel a la hora de abrir mercados, a la hora de viajar y desplazarse a lo largo de todo el mundo acompañado siempre por delegaciones empresariales que, en la inmensa mayoría de los casos, han visto como nuestro monarca se convertía en el principal artífice de la internacionalización de nuestras empresas y de la marca España.

Si ahora el sector exterior es tan importante para el crecimiento de la economía española, se debe, en gran parte, a la gran labor del Rey y a su capacidad para haberse convertido en el mejor embajador de España allende nuestras fronteras, como tan acertadamente se dice desde distintas instancias.

Hace pocos días, los empresarios presentábamos un informe sobre los grandes números del sector exterior entre los años 2000 y 2013, y destacábamos el significativo aumento del número de empresas exportadoras, que habían pasado de 66.278 en el año 2000 a 150.992 en 2013, con el esfuerzo que ello representa.

Subrayábamos también que el crecimiento acumulado, a precios corrientes, de las exportaciones españolas de bienes y servicios en el mismo periodo alcanzaba un 91%, mientras que las del Reino Unido aumentaban un 85%, las de Italia un 48% y las de Francia un 35%.

Otro dato que consideramos relevante es el impulso que ha tomado la inversión extranjera directa, que en 2013 alcanzó un importe de 29.486 millones de euros, superando en un 40% la cifra registrada en 2012. Junto al mérito y esfuerzo de nuestras empresas, está la colosal tarea realizada por el Rey en el campo de la internacionalización de este país y sus excelentes relaciones internacionales. Por supuesto que todos los españoles tenemos una deuda de gratitud y de reconocimiento ante el Rey, no solo por su importante significación internacional, sino por haber conseguido preservar la paz, haber logrado el consenso, el diálogo, la estabilidad democrática, el progreso, la integración y el equilibrio entre todas las instituciones que representan a la sociedad.

Pero los empresarios debemos valorar muy concretamente su labor, junto a la de la Constitución, a la hora de consolidar la libertad de empresa, la economía de mercado y la libre iniciativa. Debemos destacar su enorme sensibilidad hacia el mundo de los emprendedores, hacia nuestros problemas y nuestras preocupaciones, y su apoyo y respaldo a múltiples jornadas, congresos, asambleas y eventos en los que nos ha honrado con su presencia y sus intervenciones.

Un Rey que, además, ha sabido instruir a su hijo, el príncipe Felipe, para que cuando llegara el momento, es decir, ahora, esté lo suficientemente formado, tenga un conocimiento profundo de las instituciones, agentes económicos y sociales, y sea muy sensible a las necesidades del conjunto de la sociedad española, rasgos todos ellos decisivos para poder asumir la tarea que, en adelante, le corresponde.

Los empresarios ofrecemos al futuro rey Felipe VI nuestra absoluta lealtad y colaboración, como ya hicimos con su padre, el Rey, a quien solo nos resta agradecerle, una vez más, su magnífica labor.

Juan Rosell Lastortras es presidente de la CEOE.

Más información