Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Familia Real celebra la Pascua en Mallorca sin los duques de Palma

La presencia de Los Reyes y sus hijos en la Seu de Mallorca es una tradición en sus vacaciones de Semana Santa

Vestidos todos de manera sobria, con dominio de los tonos pastel, don Juan Carlos, doña Sofía, los Príncipes de Asturias con sus hijas, Leonor y Sofía, y la infanta Elena participaron este domingo, en la catedral de Mallorca, en el oficio de Pascua, solemne celebración para los católicos.

El mediodía era primaveral sobre Palma y al lado del mar, soleado pero ventoso y con momentos desapacibles. Así una rebeca apareció sobre los hombros y los brazos de la hija menor de don Felipe y doña Letizia que llegó en manga corta y sintió el ambiente frío del enorme templo gótico.

La presencia de Los Reyes y sus hijos -y algunos de sus nietos- en la Seu de Mallorca es una tradición establecida para las vacaciones de semana santa y su único acto oficial conjunto en esta época vacacional, de actos religiosos y folclóricos.

La Reina llegó a Mallorca una semana atrás, residió en el Palacio de Marivent, mientras que el Rey estaba de viaje de diplomacia económica por países árabes. El Monarca caminó hasta los primeros bancos de la iglesia con aparente normalidad, apoyándose en un bastón. El año pasado, don Juan Carlos no estuvo en el oficio pascual porque estaba en proceso de rehabilitación de una intervención en la columna.

Faltaron a la misa, como es habitual en los últimos años, los duques de Palma, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, apartados desde 2011 de las actividades públicas y oficiales de la Casa del Real, desde que estalló el ‘caso Nóos’ en la que ambos están siendo investigados.

Los integrantes de la Familia Real fueron aplaudidos por los centenares de turistas que se reunieron ante el portal mayor de la catedral. Alguno de los curiosos lanzó un “¡Viva al Rey!” que fue respondido por otros entre el público con “!Viva España”! Medio millar de personas tomaron posiciones en la fachada principal del templo. La Reina fue piropeada.

El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, recibió a los Reyes, Príncipes e infantas y al final de la misa se despidió de manera muy afectuosa del Monarca al que abrazó por la cintura. En la catedral, el obispo de Mallorca, Javier Salinas, cumplimentó a la Familia Real en compañía del cabildo catedralicio. El aforo de la iglesia estaba repleto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información