Europeas a la americana

El Parlamento Europeo y los partidos politicos insisten en la importancia de estos comicios

Lanzamiento de la campaña del PSD de Viena.
Lanzamiento de la campaña del PSD de Viena. EFE

Esta vez es diferente. Es el lema escogido por el Parlamento Europeo para promover la cita electoral del 25 de mayo. Recalcan así que el resultado de las elecciones a la Eurocámara influirá en mayor medida en el nombramiento del nuevo presidente de la Comisión. Es la octava vez que se convocan elecciones europeas, pero esta vez la normativa, el Tratado de Lisboa (2009), ha cambiado ligeramente desde las últimas elecciones de ese mismo año. Tanto el Parlamento Europeo como los candidatos de los distintos partidos políticos europeos quieren marcar en su discurso que el resultado de estos comicios deberá tener más peso.

El procedimiento es el mismo: el Consejo Europeo propone al candidato y luego lo aprueba el Parlamento. Pero el Tratado de Lisboa introdujo una novedad: "En lo sucesivo, el Consejo Europeo deberá tener en cuenta los resultados del Parlamento cuando designe a la personalidad a la que se proponga nombrar Presidente de la Comisión".

Siguiendo esta vía, por primera vez también, habrá un debate televisado entre los distintos candidatos a la Presidencia del Ejecutivo europeo. La Eurocámara prevé también que los candidatos a presidir la Comisión Europea hagan un tour por todos los Estados miembros. “Tienden a americanizar el debate. Están jugando a presentar unas elecciones presidencialistas”, comenta José Ignacio Torreblanca, presidente del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR por sus siglas en inglés) en España.

Con la campaña que están llevando a cabo la Eurocámara y los partidos políticos, "lo que pretenden es imponer un coste al Consejo Europeo", en el caso de que este no siga el camino de nombrar al candidato con una mayoría parlamentaria, explica Torreblanca.

Lo seguro es lo que se encontrarán los españoles que acudan a las urnas el cuarto domingo de mayo: las listas de los partidos políticos nacionales. “Los españoles que van a votar aquí, no van a ver ni a Schulz [Martin Schulz, candidato socialista], ni a Juncker [Jean-Claude Juncker]. La idea de cambio es una representación”, añade Torreblanca (con blog en EL PAÍS: Café Steiner).

Mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado este viernes pronunciarse después de un Consejo Europeo en Bruselas sobre quién será el cabeza de lista del Partido Popular: "Ni lo tenemos ni por lo tanto se lo puedo desvelar". Algo que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha defendido: "no es necesario" tener candidato para trasladar a los ciudadanos la importancia de las elecciones europeas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al mismo tiempo, la candidata socialista Elena Valenciano ha librado su propia batalla en Extremadura. La visita de la vicesecretaria general del PSOE a la comunidad autónoma ha sido calficada de "puro postureo electoral" por el el vicesecretario de Organización del PP extremeño, Juan Parejo.

Sobre la firma

Marién Kadner

Trabaja en la sección de Internacional de EL PAÍS. Antes estuvo en la edición digital del periódico, así como en la delegación del diario en Ciudad de México. Estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Granada y en Sciences Po Bordeaux, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS