Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rouco en el funeral del 11-M: “Mataron inocentes por oscuros objetivos de poder”

Casi un millar de personas asiste en la catedral de la Almudena a la misa por las víctimas

Los Reyes, la Princesa de Asturias y la infanta Elena presiden la ceremonia

Los expresidentes Zapatero y Aznar no han sido invitados al acto oficial celebrado esta mañana

LA FOTOGRAFÍA DE UNA TRAGEDIA. Pablo Torres, el fotógrafo que captó la imagen que se publicó en la portada de EL PAÍS del 11-M, el jefe del SAMUR y el de los bomberos rememoran cómo vivieron aquel día

Casi un millar de personas -350 víctimas-, 150 autoridades, 500 ciudadanos y representantes de los equipos de emergencia que actuaron el 11-M (bomberos, Samur, policía...) han asistido este martes a la misa solemne en recuerdo de los fallecidos en los atentados, en la que han querido estar presentes los Reyes, la Princesa y la infanta Elena -el Príncipe está de viaje en Chile para la toma de posesión de la presidenta Michele Bachelet-.

Por parte del Gobierno han acudido el presidente, Mariano Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Justicia y del Interior, Alberto Ruiz-Gallardón y Jorge Fernández, respectivamente. Ha llamado la atención la ausencia de dos expresidentes, José María Aznar, que era jefe del Ejecutivo cuando se produjeron los atentados, hace 10 años, y José Luis Rodríguez Zapatero, que ganó las elecciones tres días después. Ninguno de los dos habían sido invitado al acto. Aznar está en Guatemala.

En su homilía, el cardenal-arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha llamado a hacer examen de conciencia: "¿Cómo nos hemos comportado con ellos en estos durísimos años?", ha preguntado, refiriéndose a las víctimas, y ha atribuido la matanza "a personas con oscuros objetivos de poder".

"De un sencillo análisis de lo ocurrido se desprende una primera respuesta: murieron, sufrieron y sufrimos porque hubo personas que, con una premeditación escalofriante, estaban dispuestas a matar inocentes a fin de conseguir oscuros objetivos de poder, porque hay individuos y grupos sin escrúpulo alguno, que desprecian el valor de la vida humana y su carácter inviolable, subordinándolo a la obtención de sus intereses económicos, sociales y políticos", ha dicho Rouco Varela.

Durante la homilía, también se ha referido al perdón, al que "hay que estar abierto siempre, aunque solo se pueda hacer efectivo cuando se muestra arrepentimiento sincero por los crímenes cometidos y se reparan los daños causados".

Pilar Manjón, madre de Daniel, fallecido con 20 años en la estación de El Pozo, y presidenta de la asociación mayoritaria de víctimas del 11-M, explicaba esta semana que hubiese preferido que el acto central en homenaje a las víctimas hubiese sido laico, y no una misa, ya que, entre otras cosas, entre los fallecidos y heridos había un tercio de inmigrantes que no son católicos. Pero para que el titular no fuera la desunión de las víctimas, ha decidido acudir junto a las presidentas de la AVT, Ángeles Pedraza, la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Marimar Blanco, y la asociación de ayuda a las víctimas del 11-M, Ángeles Domínguez.

A la ceremonia también han acudido, aunque sin participar, representantes de otras religiones, como el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, o monseñor Timotei, obispo de la Iglesia ortodoxa rumana, entre otros. Había 40 obispos presentes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información