Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La calle de Ferrol donde habita la ruina

La mitad de los edificios del casco viejo de Ferrol están vacíos

Alguna de sus vías está cortada por el riesgo de derrumbe de los inmuebles

La calle de Carmen Curuxeiras, en Ferrol, parte del Camino Inglés compostelano, cerrado al paso por el riesgo de derrumbe de sus edificios.
La calle de Carmen Curuxeiras, en Ferrol, parte del Camino Inglés compostelano, cerrado al paso por el riesgo de derrumbe de sus edificios.

La noche del 15 de enero, Rosario M. y su pareja tuvieron que salir con lo puesto de su casa, en la tercera planta del número 12 de la calle de Carmen Curuxeiras. El edificio, el penúltimo aún habitado de esa calle que se desmorona, comenzaba a ser apuntalado por fuera y por dentro. A sus vecinos del segundo no les fue mejor. Para Alonso Cerrada y su mujer, desalojar a toda prisa el piso en el que vivían alquilados ha resultado una pesadilla que les tiene desbaratada la vida. Eran seis en la casa: el matrimonio, los suegros, dos niños de dos y tres años, y un tercero en camino. Se fueron sin tiempo de hacer acopio de pañales y mudas, lo imprescindible para ir tirando con los familiares que los realojaron. Lo mismo le ocurrió a la propietaria del primero, Mariluz, que vivía sobre un garaje vacío.

De golpe, Carmen Curuxeiras, una calle corta en forma de semicírculo en el corazón medieval de una ciudad que nació en torno a un castro, perdía a sus nueve últimos habitantes, con excepción de los que residen en un inmueble rehabilitado en una esquina. Y no es una vía marginal, precisamente. Por ella discurre el primer tramo del Camino Inglés que conduce a Santiago de Compostela, aunque desde hace un año los peregrinos estén obligados a zigzaguear por desvíos porque la calle, excepto para sus pocos inquilinos, está cortada ante el peligro que representan las fachadas y cornisas que se deshacen como arena.

La calle es la arteria más enferma de Ferrol Vello, un barrio protegido, a cuatro pasos del mar, que camina muy rápido desde la decadencia hacia la ruina absoluta ante la pasividad de los propietarios, que no rehabilitan sus edificios, y la inacción del Ayuntamiento, que ha tardado décadas en empezar a exigírselo.

La ciudad ha perdido el 30% de la población en tres décadas y tiene una tasa de paro del 32%

En diciembre de 2011, la oficina municipal de rehabilitación hizo recuento de daños. Ferrol Vello suma 195 inmuebles con 489 viviendas y 184 bajos, el 85% anteriores a 1960. Casi la mitad de las casas (212) y locales (94) están vacíos. La asociación vecinal es más pesimista y estima que por cada tres viviendas habitadas hay siete vacías o derruidas.

Rosario compró su piso en 2007 y no duda: fue la peor decisión de su vida. En agosto, los cuatro propietarios se rascaron el bolsillo “con mucho esfuerzo” para estrenar tejado y reparar la fachada. Una factura de 20.000 euros que no les sirvió de mucho. La noche del desalojo, relata esta vecina, los bomberos ferrolanos, la Policía local y los técnicos municipales no les dieron opción y apuraron su salida por el temor de que todo el inmueble se viniera abajo a causa de una profunda grieta lateral, tan ancha como honda. Por precaución, evacuaron dos edificios más y precintaron la calle. Cinco familias desahuciadas de sus casas por la ruina. “Tirados en la calle, con todas nuestras vidas ahí metidas y pidiendo préstamos a amigos y familiares para pagar los gastos”, resume Rosario, desempleada al igual que su pareja.

Irónicamente, la casa que amaga con desplomarse es una de las más modernas de la calle, y la culpa, dicen sus dueños, la tuvo otra ya derruida. La viga podrida y solitaria que flota sobre el solar de lo que fue el número 14 perforó la pared medianera del número 12 y lo hirió de muerte. “Lo denunciamos en 2007, este problema no era nuevo”, se quejan los afectados. “Es impensable que un deterioro así ocurriese en ninguna otra ciudad de Galicia o de España, que cuidan de su patrimonio. Mejor o peor, la rehabilitación del casco viejo se ha hecho en todas las ciudades. Esto no tiene perdón”, argumentan.

El desalojo del 12 fue el último capítulo del declive urbanístico de un barrio a un paso del mar que empeora cada invierno. Y este ha sido especialmente nocivo.

La Praza Vella, que es la espina dorsal de Ferrol Vello, parece un escenario de posguerra. Un decorado casi irreal de edificios abatidos por la bomba del tiempo y el abandono donde la ruina es la reina. Esqueletos de casas con las vigas al aire, tejados colonizados por la maleza y cascotes de ladrillo y azulejo sembrados por el suelo en zonas cerradas al paso. Degradado, despoblado y columpiándose entre la ruina y la podredumbre. Así es el casco viejo de una ciudad con una crisis encima de otra. A la sistémica, Ferrol le suma la del sector naval, con poco trabajo en una ría que vive por y para sus astilleros públicos; la urbanística, con docenas de inmuebles deshabitados cuya propiedad se reparten tres constructores locales, y la demográfica.

Con 71.232 vecinos en 2013, la urbe ha perdido 16.497 desde 1980 (el 30%) y carga con el triste récord de tener la tasa de paro más alta de Galicia (32%) con 20.745 desempleados en la comarca. Para rematar, un tercio de los pequeños comercios del centro ha cerrado sus puertas en los últimos tres años, según los cálculos de la patronal (Acof), porque sin barcos que construir no hay nóminas que gastar. Ferrol Vello sintetiza el declive de la séptima ciudad gallega, que pasó de abanderada en la lucha obrera contra el franquismo a la parálisis permanente acomodada en la cultura de subvenciones que ya no fluyen.

Letrero del desvío del camino inglés que lleva a Santiago.
Letrero del desvío del camino inglés que lleva a Santiago.

La intervención urgente en Carmen Curuxeiras es la consecuencia directa del abandono de los propietarios en un barrio con las políticas de rehabilitación atascadas y un plan integral de rehabilitación que enfila la recta final de su redacción. En febrero de 2011, el Gobierno gallego declaró Ferrol Vello como bien de interés cultural (BIC), pero esta protección urbanística no se tradujo, lamentan sus residentes, en nuevas líneas de ayuda. “Ha sido un atraso”, apuntan desde el Gobierno local. El rigor y las precauciones que introducen hacen de cada intento de rehabilitar una odisea en un laberinto de burocracia.

Apenas una docena de tascas sobreviven en un barrio portuario que fue pródigo en tabernas y pensiones. Un paseo por sus calles es como un viaje en el tiempo por los escaparates de un despacho de suministros navales, la relojería García o la carnicería Manuel, en Benito Vicetto, abandonados hace décadas. La Crema fue de los últimos en cerrar. “Una pastelería deliciosa”, cuenta una vecina que aún se relame pensando en sus famosas milhojas. Resistió lo que pudo, pero acabó claudicando. En la parte baja de Ferrol Vello no hay otra tienda donde comprar pan. Tampoco cajeros, ferreterías o supermercados. Ni siquiera un bazar chino. Apenas un par de restaurantes nuevos y un bodegón se han atrevido a apostar por el barrio para sus negocios. “Era un barrio precioso y se muere. Por no decir que ha muerto ya”, termina Manuel A., tan enamorado de su zona como desencantado por una agonía a la que ninguna Administración pone fin.

Más información