Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El etarra Troitiño, detenido en Londres, tenía 6 DNI y 2 carnés de conducir falsos

Está en una comisaría londinense y se prevé que declare hoy en el Tribunal de Westminster

El terrorista está condenado a 2.700 años de cárcel por un total de 22 asesinatos

Antonio Troitiño a la salida de la cárcel de Huelva. En la imagen pequeña, foto facilitada por Interior.
Antonio Troitiño a la salida de la cárcel de Huelva. En la imagen pequeña, foto facilitada por Interior.

El histórico etarra Antonio Troitiño Arranz, autor de 22 asesinatos y huído de la justicia desde abril de 2011, tenía en su poder seis DNI españoles, dos permisos de conducir y dos tarjetas sanitarias europeas, todos ellos falsos, en el momento de su primera detención en Londres en junio de 2012, según fuentes de la Audiencia Nacional. Esta documentación, supuestamente proporcionada por el aparato logístico de ETA, sirvió para iniciar una investigación por integración en organización terrorista y falsedad documental contra él. Las pesquisas culminaron este miércoles con su detención, de nuevo en la capital británica.

Troitiño fue detenido en Londres en junio de 2012 en virtud de una orden europea de detención y entrega cursada por la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, la misma que en 2011 le puso en libertad por un error en el cómputo de la condena. Inmediamente fue ingresado en prisión a la espera de la vista de extradición. Sin embargo, cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el pasado octubre, emitió la sentencia que ilegalizaba la aplicación retroactiva de la doctrina Parot, las autoridades británicas lo dejaron en libertad.

Sin embargo, antes de que fuera excarcelado en Gran Bretaña, con la documentación que le había sido incautada en su detención, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, de la mano de la Fiscalía, ya había abierto una investigación, declarada secreta y que no se conoció hasta este jueves con el arresto del terrorista.

Después de que la Sección Tercera de la Audiencia excarcelara a Troitiño por error, este, según fuentes de la investigación, se puso en contacto con el aparato logístico de ETA –el único, junto con el de presos, que mantiene activo la banda-. La organización le proporcionó la documentación falsa, parte de la cual constaba a nombre de un tal Rufino, con la que establecerse en el Reino Unido.

El pasado 10 de enero, después de que policías españoles examinaran la documentación falsa, el juez Ruz envió al Reino Unido una nueva orden europea de detención y entrega contra Troitiño por un delito de integración en organización terrorista y otro de falsedad documental. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado ya el  procesamiento del terrorista por estos hechos.

El terrorista se encuentra en una comisaría londinense. Estaba previsto que declarase este jueves en el Tribunal de Westminster, pero por falta de intérprete no se ha podido celebrar. Se espera que este viernes pueda comparecer.

Según el Ministerio del Interior, la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) emitida por la Audiencia Nacional, que ha dado lugar a esta detención, "está fundamentada en diversos informes elaborados por la Comisaría General de Información" del Cuerpo Nacional de Policía. Estos informes, según Interior, "han demostrado que, tras su puesta en libertad, se integró de nuevo en la estructura de la banda terrorista ETA, concretamente en el subaparato denominado IHESKO-Colectivo de Refugiados". Prueba de ello, dice el departamento de Jorge Fernández Díaz, "son los juegos de documentaciones falsas, incautados tras su primera detención en Londres, confeccionados por la organización terrorista ETA".

El etarra fue condenado a más de 2.700 años de prisión por 22 atentados cometidos como miembro del comando Madrid, entre ellos el perpetrado en 1986 en la plaza de República Dominicana de Madrid, en el que fallecieron 12 guardias civiles (el mismo por el que fue condenada Inés del Río).

El histórico miembro de ETA salió de prisión tras cumplir 24 años, algo más de uno por cada uno de los 22 asesinatos perpetrados entre 1983 y 1986 por los que fue condenado a un total de 2.746 años, según los datos recogidos por Europa Press.

Más información