La detenida por la agresión a la familia de Paco González contrató a unos sicarios

Dos matones rusos y un búlgaro cobraron 10.000 euros de anticipo, pero nunca atacaron a nadie Un ciudadano alertó a un policía de que alguien había encargado agredir a la esposa del periodista La joven habló a su padre del periodista y le confesó: "Es el hombre de mi vida"

Lorena Gallego Fernández, en una imagen de su cuenta de Facebook.
Lorena Gallego Fernández, en una imagen de su cuenta de Facebook.

Lorena Gallego Fernández, enfermera higienista dental de 25 años, detenida por el ataque a la esposa y la hija del periodista deportivo Paco González, en el que ambas fueron acuchilladas, encargó presuntamente a su novio, Iván Trepiana Palao, de 30 años, que contratase a unos sicarios para que llevaran a cabo la agresión a cambio de 30.000 euros, según fuentes de la investigación. Los matones (dos rusos y un búlgaro) recibieron un adelanto de 10.000 euros, pero nunca atacaron a la mujer del periodista.

Fernández fue detenida ayer junto a Iván Trepiana por la agresión con arma blanca a Maite, la cónyuge de González, y a la hija de ambos, María, de 19 años. Según fuentes de la investigación, la presunta agresora llevaba tiempo “obsesionada” con el periodista y pretendía vengarse de él atacando a su esposa. Esta joven estaba ofuscada con el periodista, con quien supuestamente salió de copas en alguna ocasión en unión de otras personas, ya que ella asistió en numerosas ocasiones como oyente al programa de González. El padre de la higienista dental, José Gallego, declaró a La Sexta que su hija le había hablado del periodista en repetidas ocasiones y le había confesado: "Papa, estoy enamorada de este señor. Es el hombre de mi vida, es el hombre de mi vida".

Sobre las 8.45, Maite acababa de llevar en coche a un colegio de Boadilla del Monte (Madrid) a su hijo Íñigo, junto con su hija María. Cuando iban a seguir camino a la Universidad en la que estudia la joven, un hombre se metió en su Citroën C5 en la calle de la Playa del Saler y les ordenó seguir adelante. A la vez, una desconocida se subió posteriormente también al coche. Ambos asaltantes iban con armas blancas. Inmediatamente se inició un forcejeo, en el que Maite recibió cinco cuchilladas —una de ellas en el pecho— y su hija dos, en una pierna y un brazo.

María, desesperada, echó a correr solicitando ayuda a los transeúntes y así logró que un ciudadano que iba en una furgoneta acudiera en su auxilio. La pareja de atacantes huyó, aunque después fue localizada en las proximidades por una patrulla de la Guardia Civil de Boadilla con la colaboración de la Policía Municipal.

El Ayuntamiento de Boadilla del Monte, que dirige Antonio González Terol, planea galardonar a Jesús Barrante, trabajador del Centro Integral Canino de Majadahonda(Cicam), que pasaba con su furgoneta por el lugar de los hechos y se enfrentó a los agresores y auxilió a las dos mujeres, así como a otro ciudadano llamado Antonio, quien telefoneó al 112 y siguió a los agresores cuando estos intentaron huir.

Iván presuntamente contactó hace unos meses con dos rusos y un búlgaro a los que pidió que atentaran contra la esposa del periodista. Los sicarios percibieron un adelanto de 10.000 euros y supuestamente se limitaron a hacer algunas llamadas amenazantes, pero nunca intentaron agredir a González ni a su familia, según fuentes de la investigación.

La esposa de González y su hija fueron trasladadas al Hospital Puerta de Hierro. Maite sigue hsopitalizada, pero su hija recibió el alta ayer tarde, según fuentes sanitarias. También precisó asistencia médica la agresora por sufrir unos cortes en el forcejeo.

 Ahora se ha conocido que un ciudadano alertó hace unos meses a un subinspector de la comisaría del aeropuerto de Madrid-Barajas que había oido una conversación en la que una personas hablaba con un búlgaro y le encargaba atacar a la esposa de González. El subcomisario redactó una minuta (un escrito interno) y transmitió esta información a sus superiores. La nota llegó al Grupo de Homicidios de la Brigada Judicial de Madrid y esta la trasladó al cuartel de la Guardia Civil de Las Rozas, teniendo en cuenta que el periodista reside en esta demarcación.

La Guardia Civil realizó indagaciones a partir de esa confidencia y de las llamadas y correos electrónicos amenazantes recibidos por Paco González. Como resultado de las investigaciones, el instituto armado detuvo a un ciudadano búlgaro, pero las fuentes informantes no han podido aclarar qué ocurrió con el sospechoso ni si hubo actuaciones posteriores.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50