El PSOE pide que Gallardón, Santamaría y Mato den explicaciones sobre el aborto

Los socialistas solicitan la celebración de una Diputación Permanente en enero en el Congreso. Óscar López: "España era noticia por sus avances en derechos; ahora lo es por lo contrario"

La nueva ley del aborto no entrará en vigor hasta dentro de un año, aproximadamente. Lo que el Gobierno aprobó el pasado día 20 es un anteproyecto, que aún debe ser sometido a informes de varios organismos públicos y profesionales, volver después al Consejo de Ministros y, una vez aprobado definitivamente por el Gobierno, iniciar la tramitación parlamentaria, que podría alargarse varios meses más. El PSOE cree que el PP quiere ralentizar todo el procedimiento para evitar que el proyecto de ley entre en el Congreso antes de las elecciones europeas de mayo, porque en el momento en el que se inicie la discusión volverá la polémica pública.

Por eso, los socialistas van a intentar mantener vivo el debate sobre la ley del aborto con distintas iniciativas parlamentarias, de incierto resultado, en los próximos meses. Este mismo jueves registrarán en el Congreso una solicitud para que la Diputación Permanente —el órgano que sustituye al pleno en vacaciones— se reúna en enero y acoja un debate sobre la futura ley (también lo pedirá IU). Óscar López, secretario de Organización de los socialistas, adelantó ayer que el PSOE planteará en esa Diputación Permanente la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y de los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y Sanidad, Ana Mato, para que expliquen por qué el Ejecutivo se ha “alineado con las tesis de la derecha más extrema”. “A Gallardón y a Rajoy debería preocuparles que haya gente en el PP contra la ley mientras [el ultraderechista francés] Le Pen está a favor”, dijo.

El PP, por boca de su portavoz adjunto Rafael Hernando, ya sugirió ayer que no aceptará esas comparecencias porque no lo ve “oportuno” (teniendo en cuenta que aún no hay proyecto de ley definitivo); pero sí es previsible que la Diputación Permanente se celebre para discutir si las comparecencias se aceptan o no, lo que daría lugar a un primer debate parlamentario, aunque muy breve, sobre la ley del aborto.

Además, el PSOE prepara una proposición no de ley en la que solicitará formalmente la retirada del anteproyecto. Esa proposición es la que, previsiblemente, los socialistas pedirán que se vote con voto secreto, con la esperanza de que algunos diputados —y, sobre todo, diputadas— del PP apoyen la retirada del proyecto. Cuando llegue el día de votar definitivamente la ley en el Congreso y el Senado no será posible pedir voto secreto, porque esa fórmula está vetada en el caso de iniciativas legislativas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS