Bauzá rescata al polémico Cañellas “por su prestigio”

El expresidente balear fue absuelto al haber prescrito el delito de cohecho en el 'caso Sóller'

Con su antiguo líder Jaume Matas lastrado por una orden de ingreso en la cárcel —por la condena de nueve meses en el caso Palma Arena—, el Partido Popular de Baleares y su jefe de filas, el presidente autonómico José Ramón Bauzá, han acudido al rescate de quien fue el padre político del exministro y expresidente, el polémico Gabriel Cañellas. Aun con mayoría hegemónica, el PP vive meses de controversia social y choques en el Parlamento.

El PP y Bauzá homenajearon y dieron este fin de semana un premio de la formación a Cañellas, que fue la figura de la derecha balear y presidente del Gobierno regional (1983-1995). Cañellas llevaba años sin intervenir en un acto público del PP. Acabó mal, fue destituido en el partido y tuvo que renunciar a la presidencia de Baleares, forzado por José María Aznar, por el escándalo de las comisiones del caso Sóller. Éste fue uno de los primeros episodios de corrupción política y financiación electoral que llegó a los tribunales.

Cañellas fue juzgado y resultó absuelto por la prescripción del plazo de cinco años de persecución penal de un cohecho, un regalo, cobrado del concesionario del Túnel de Sóller. La comisión de 300.000 euros, de 1988, dejó rastro en los gastos electorales del PP y en las cuentas de la fundación privada Illes Balears que creó y controla de manera vitalicia el ex presidente. Abogado y asesor empresarial, Cañellas gestiona el patrimonio familiar y dirige un bufete de mediación y relaciones empresariales.

El ex presidente Gabriel Cañellas (Palma, 1941), según el PP de Bauzá, merece ser celebrado por “su reconocido prestigio en el ámbito político” y fue merecedor de un galardón interno, el Laurus. Cañellas intervino ante 1.500 militantes y cargos públicos en Palma, se atribuyó la paternidad del partido y dictó una clase de regionalismo conservador, con guiños indirectos a Bauzá y su estilo de gobierno.

El presiente balear apeló a la necesidad de mantener la unidad política interna porque las circunstancias lo exigen. “Este momento con la familia popular que pretende lo mismo que hacen todas las familias en Navidad, estar todos juntos”. Cañellas, a su vez, ironizó que no todos los expresidentes son de “la misma pasta” en una alusión que podría abarcar a Jaume Matas y José María Aznar.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50