Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De los préstamos a Díaz Ferrán a la compra de acciones de Libertad Digital

El juez y el fiscal evitaron que el ex presidente de Caja Madrid contestara preguntas

Los abogados que defienden al juez José Elpidio Silva, contra el que la fiscalía de Madrid interpuso una querella por prevaricación relacionada con el auto de prisión del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, intentaron sin éxito formular decenas de preguntas en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid para intentar aclarar lo ocurrido en ese proceso judicial.

El fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, que se querelló contra Silva, y el juez que instruye la querella en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid consideraron que las preguntas de los abogados defensores tenían poco que ver con los hechos que analizaban. La defensa, sin embargo, sacó temas en esas preguntas que detallaban algunas gestiones del presidente de Caja Madrid supuestamente irregulares relacionadas con la concesión de préstamos multimillonarios a personas insolventes o en la adquisición de paquetes accionariales de empresas sin motivación alguna.

Los abogados se basaban en informaciones sacadas de los correos electrónicos que se incautaron por orden judicial en Caja Madrid del correo corporativo de Miguel Blesa. El expresidente de la entidad admitió ante el juez que utilizaba ese correo para temas personales pero también para asuntos profesionales. Sin embargo, tanto el juez que instruye la querella como la fiscalía consideran que esos correos electrónicos y su contenido, relacionado con la gestión de Blesa en Caja Madrid, no pueden formar parte de la causa en la que se investiga si el juez Silva prevaricó en la instrucción del caso que acabó con Blesa en prisión por la concesión de un préstamo y la compra de un banco en Miami.

Durante la declaración de Miguel Blesa en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde compareció como testigo en la querella contra el juez Elpidio Silva, el expresidente de Caja Madrid sólo se alteró en una de las preguntas referidas a un correo electrónico que le remitió el exjefe de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán —encarcelado por supuestos delitos cometidos como propietarios de sus empresas— para pedirle su ayuda para lograr un crédito. Blesa se alteró recordándole al abogado del juez Elpidio Silva que había otros correos electrónicos donde Díaz Ferrán reconocía que el crédito no se le había concedido.

Fue la única excepción a la regla que impusieron durante la declaración de Blesa el fiscal que defendía la querella y el juez que la instruía: las preguntas sobre los correos del ex presidente de Caja Madrid eran, todas, impertinentes.

Sobre la compra de acciones de Libertad Digital, el fiscal preguntó a Blesa, directamente: “¿Adquirió Caja Madrid acciones de medios de comunicación como Libertad Digital u otros con el fin de poder realizar una campaña encaminada a transmitir una visión irreal de la situación de la caja?”. “Señoría, solicitamos el amparo del tribunal ante los gestos que está realizando el representante del ministerio fiscal, que a este letrado le ha hecho gestos como si estuviera loco", replicó el abogado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >