Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Han cercenado mi vida profesional”

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, sostiene que la animadversión del juez Elpidio Silva le ha obligado a abandonar consejos de administración

 EL PAÍS

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, acudió el pasado 31 de octubre a declarar en calidad de testigo ante el Tribunal Superior de Justicia por la querella de la fiscalía contra el juez Elpidio Silva. Blesa ejerce también la acusación particular contra la persona que le llevó a la cárcel en dos ocasiones; en la primera estuvo dos días hasta reunir el dinero de la fianza, y en la segunda, 16.

La fiscalía sostiene que el juez Elpidio Silva prevaricó en las decisiones que tomó en relación con Miguel Blesa, hasta dictar su prisión incondicional en relación a distintas operaciones que aprobó durante su etapa al frente de Caja Madrid, tanto la compra de un banco en Miami, por un precio supuestamente superior a su valor real, como la concesión de un crédito de 26 millones de euros al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que a la vez era consejero de la entidad financiera.

En su declaración judicial, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, Blesa evitó contestar a las preguntas del abogado defensor de Elpidio Silva sobre los correos electrónicos que envió o recibió durante su mandato al frente de Caja Madrid y que delataban una relación especial con amigos y conocidos políticos en relación a gestiones de la entidad financiera que presidía.

Tanto el juez instructor de la querella contra Silva como la fiscalía consideraron impertinentes la inmensa mayoría de las preguntas formuladas sobre el contenido de esos correos electrónicos. Lo que sigue es un resumen de algunas de las respuestas de Blesa:

» “Afecta a mi imagen y a toda mi familia”. “Me considero gravemente perjudicado, esto ha afectado a mi imagen, a mi honorabilidad, ha afectado a mi familia, socialmente y profesionalmente. Me ha cercenado las posibilidades de incorporarme a mi vida profesional. Formaba parte de consejos de administración y por mi condición de imputado he debido abandonar, claro que me ha hecho daño, mucho daño”.

» “Animadversión del juez”: “No conozco motivo por el que el señor Silva tenga la animadversión que ha puesto de manifiesto durante todo este proceso. Alguna razón habrá, pero yo la desconozco. (...) He tenido que escuchar expresiones tales como que estamos ante un grupo criminal en una confabulación para delinquir, el juez se negó a tramitar las recusaciones, cómo no va a hacer pensar que hay animadversión”.

» “Pena de pasillo y de televisión”: “Mis perjuicios se han derivado y mis penas de pasillo y de televisión se han derivado de las dos causas instruidas por el señor Silva. Eso es a todas luces clarísimo”.

» “El juez no conoce las prácticas bancarias”. “No tiene conocimiento alguno de las prácticas bancarias. Le hice saber cuáles eran los trámites y los pasos que lleva la adopción de medidas, los comités que intervienen y solo recibí una contestación, usted era un presidente muy presidencialista y las decisiones las tomaba usted solo. Una cosa falsa desde todos los puntos de vista”.

» Díaz-Ferrán a Blesa: “O impulsas el crédito o no sale la operación”. El abogado de Elpidio Silva preguntó a Blesa si Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE, le había mandado el siguiente texto: “O impulsas tú el crédito o no sale la operación”. Blesa dio por bueno el contenido de ese mensaje y afeó al abogado defensor que no leyera otros de Díaz Ferrán que decían: “Siento mucho que no haya podido salir, te agradezco el interés que te has tomado”.

» Los contactos con José María Aznar. Aunque Miguel Blesa se negó a comentar correos electrónicos donde se narraban algunas gestiones del ex máximo responsable de Caja Madrid relacionadas con Aznar, si contestó a la pregunta del abogado defensor sobre contactos con el expresidente del Gobierno en relación a su causa judicial. “He hablado de mi caso como se comenta con un amigo. Claro que he hablado como usted habla con otras personas, pero no le he pedido su apoyo para esta causa. He hablado con muchísima gente, con muchísimos amigos”.

Durante toda la declaración, el expresidente de Caja Madrid sostuvo que desde el primer momento que el juez Elpidio Silva comenzó a instruir la causa contra él, observó muchos detalles irregulares en su actuación, aunque insistió en que desconocía los motivos de esa animadversión.

Blesa llegó a sugerir en su declaración en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ya sabía que tendría problemas con el juez Elpidio Silva porque mucho antes de que él fuera encausado, el instructor había tenido incidentes por los que había sido expedientado por el Consejo General del Poder Judicial.