Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

5.000 nuevos carteles para encontrar a Hodei

La familia del ingeniero vasco desaparecido en Amberes presiona para que no se olvide el caso

Hodei Egiluz desapareció el pasado 19 de octubre cuando volvía de tomar unas copas

Hay cinco detenidos, cuatro de ellos en prisión preventiva

Ampliar foto
Lise-Laure Mattern, de Child Focus, Pablo Egiluz, padre de Hodei, y Katia De Miguel, amiga del desaparecido, en rueda de prensa.

Hodei Egiluz, el ingeniero vasco de 23 años que desapareció el pasado 19 de octubre en Amberes (Bélgica) sigue en paradero desconocido, pero la policía federal belga continúa buscándole en las calles y los muelles de la ciudad, de momento sin éxito. Para apoyar esta búsqueda, la organización europea Child Focus (Centro Europeo de Niños Perdidos y Explotados Sexualmente) ha anunciado este lunes que difundirá 5.000 carteles en formato digital con el rostro y los datos del desaparecido a través de la red nacional de lotería de Bélgica con la intención de llegar al mayor número posible de personas que puedan aportar alguna pista sobre su paradero.

Este anuncio se ha dado a conocer en una rueda de prensa organizada por el padre y algunos de los amigos más cercanos de Egiluz en el museo Mas de Amberes, situado junto al río Escalda, que es donde las autoridades están buscando al joven. "Hola mi querido Hodei, soy Pablo. Tu desaparición nos ha sobrecogido. Te buscamos por todas partes pero no te encontramos. Si ves esto, si nos escuchas, por favor, llámanos", ha leído Pablo Egiluz, el padre del ingeniero.

La familia ha asegurado que tiene la esperanza de que Hodei esté vagando por las calles y pueblos de Bélgica y de Holanda, por lo que han pedido a las personas de ambos países que le busquen y, en caso de verlo, le ayuden a volver a casa.  De igual modo, Egiluz padre ha reconocido que la investigación policial apunta a que "algo malo" puede haberle ocurrido. "Me temo que no escucharás estas palabras", ha lamentado. "Por eso quiero aprovechar este momento para decir que, si alguien ha visto o escuchado algo, se ponga en contacto con Child Focus o con la policía ya que cualquier pequeño detalle puede ayudar a encontrar a Hodei", ha rogado Egiluz.

Katia de Miguel, una de las amigas de Hodei en Amberes, ha adelantado que el 19 de diciembre, día en que se cumplirán dos meses de la desaparición del joven, habrá una nueva concentración en Amberes para recordarle. De hecho, la campaña con las imágenes de Hodei responde a la presión que está ejerciendo la familia del ingeniero para que el caso no caiga en el olvido.

Las imágenes con el rostro de Hodei se podrán ver desde este martes en máquinas expendedoras de lotería de toda Bélgica, incluyendo las que están en quioscos, librerías, gasolineras y algunas cafeterías. La finalidad es llegar al mayor número de gente. Según el portavoz de Child Focus, Dirk Depover, unas 700.000 personas pasan a diario por los lugares donde se vende lotería.

ampliar foto
Anuncio difundido por la policía belga con información de Hodei.

Las autoridades belgas, por su parte, retomaron la semana pasada la búsqueda en los muelles del río Escalda, esta vez con la ayuda de un perro especializado en este tipo de tareas, tal y como ha explicado el portavoz de la Fiscalía, Paul Van Tigchelt. La búsqueda se lleva a cabo en la misma zona donde se trató sin éxito de encontrar el cuerpo de Egiluz el pasado 6 de noviembre. Entonces, lanchas y buzos de Defensa Civil rastrearon sin éxito las aguas.

Hodei Egiluz, natural de Galdakao (Vizcaya), se encontraba en Amberes, una ciudad de 500.000 habitantes a 45 kilómetros de Bruselas, desde el pasado marzo porque había encontrado trabajo en la empresa de tecnologías de la información Createlli. Los amigos que le acompañaban la noche de su desaparición le perdieron de vista entre las dos y las tres de la mañana en los alrededores de la freiduría Number One, en el cruce de las calles Hoogstraat y Suikerrui. Se trata del centro histórico, una zona repleta de viviendas, comercios y locales de hostelería a unos dos kilómetros de la calle donde el chico compartía piso con otros compañeros.

La Policía belga ha detenido a cinco personas por su presunta relación con el suceso, pero no hay mucha información porque el caso sigue bajo secreto de sumario. De esos arrestados, al menos una mujer ha sido puesta en libertad, según publicó el pasado fin de semana el diario local Gazet van Antwerpen. Se trataría de Carmen T., de 45 años, detenida por estar en posesión del teléfono móvil de Egiluz. La mujer, que aseguró haber comprado el aparato y no tener ninguna información sobre el paradero del joven, se entregó voluntariamente al saber que la Policía la buscaba. Su puesta en libertad, de la que las autoridades no han ofrecido información, se produjo la pasada semana "en total silencio", según el diario.