Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas regresa al banquillo de los acusados por corrupción

Un jurado popular examinará si el contrato ficticio de su mujer del fue un cohecho impropio

 ATLAS

El exministro de Medio Ambiente y expresidente de Baleares por el PP, Jaume Matas, regresa al banquillo de los acusados para ser juzgado por un nuevo asunto de supuesta corrupción. Desde este lunes Matas se someterá a un juicio con tribunal de jurado popular, acusado por un supuesto delito de cohecho impropio, por el contrato ficticio pero retribuido que solicitó para su mujer a un empresario hotelero amigo de Mallorca en 2007.

El fiscal Pedro Horrach solicita contra Matas una posible pena de multa de 9.000 euros, de tres meses a 100 euros cada día, con una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad, más el retorno de la dádiva percibida, 42.111 euros, el total de los salarios que recibió su mujer. El fiscal entiende que se trató de un acto corrupto de una autoridad, un regalo, el pago de un favor.

El presidente del tribunal del jurado, el magistrado Juan Jiménez Vidal, rechazó que se pasara a los miembros del jurado la exhaustiva documentación relativa a las investigaciones del caso Palma Arena que aluden a la fortuna acumulada por Jaume Matas mientras fue presidente balear -por dos veces- y ministro.

La esposa de Matas, Maite Areal, maestra de escuela, fue fichada como aparente relaciones públicas del hotel de lujo de Palma Valparaiso por el empresario turístico Miguel Ramis dueño de la cadena Grupotel, que confesó al juez que le hizo un favor al político. El PP y Matas han usado en numerosas ocasiones las dependencias del hotel.

El juez instructor José Castro y el fiscal Pedro Horrach señalaron que Maite Areal nunca trabajó en el hotel o colaboró de manera externa ni de manera precisa. Castro indicó que el contrato fue para “cubrir las apariencias y para aparentar que se trataba de ingresos legítimos".

Mientras Matas fue ministro con José María Aznar (2000-2003), Maite Areal fue situada de asesora de Educación de la Comunidad de Madrid, empleo que disfrutó entre 2002 y 2005. También figuró, después, como teórica trabajadora de la asesoría de Palma de Miguel Amengual y Miguel Martorell. Ambos asesores reconocieron en el juzgado que correspondieron a una petición personal a Matas, sin recibir contraprestación alguna. Este contrato con pagos de 60.000 euros en sueldos, no será juzgado porque tras ser investigado quedó bajo el paraguas de la prescripción, al vencer el plazo de persecución penal del delito.

Jaume Matas carga con una condena firme por corrupción de nueve meses de cárcel por tráfico de influencias en la primera pieza del caso Palma Arena, la de los contratos corruptos con su redactor de discursos, el ex columnista de El Mundo, Antonio Alemany, condenado a dos años y tres meses. Alemany solicitó el indulto para suspender su entrada en la cárcel.

La Audiencia ordenó el ingreso en prisión del expresidente de Baleares, que recurrió. Matas está a la espera de la decisión final del tribunal sobre su encarcelamiento, extremo en el que coinciden los magistrados que le juzgaron y los fiscales. El Tribunal Supremo diluyó desde seis años hasta nueve meses la condena inicial de la Audiencia y absolvió al expolítico del PP de los delitos mayores por los que había sido condenado.